Dossier sobre Psicoanálisis y Ciencias Humanas en el primer número de la revista Culturas Psi/PsyCultures

Marcos Cueto me anuncia la aparición del número 1 (Vol. 1) de CulturasPsi/PsyCultures (www.culturaspsi.org), revista internacional e interdisciplinaria on-line  de acceso gratuito dedicada a estudiar las múltiples dimensiones de la conformación y desarrollo de distintas culturas psi. Este número incluye un dossier sobre psicoanálisis y ciencias humanas con artículos de Luiz Fernando Dias Duarte (psicoanálisis y antropología), Magdalena Holguín (psicoanálisis y filosofía) y Mariano Plotkin (psicoanálisis e historia);  un artículo de Florian Hussier sobre la escuela de Hietzing creada por Anna Freud, uno de Luciano García sobre la recepción de la obra de Vigotski, y un artículo de Nicolás Duffau sobre el tratamiento de la locura en la obra del historiador uruguayo José Pedro Barrán, además de reseñas bibilográficas, noticias, y más

La revista Crisol: número especial sobre las relaciones Francia-Ecuador

Estos son los contenidos del número 17 de la revista CRISOL,  editada por la Université Paris Ouest.

France – Équateur :

Regards croisés

 

Numéro spécial à l’occasion des quarante ans du Centre d’études équatoriennes

 de l’Université Paris Ouest :

1972-2012

Introduction, Emmanuelle Sinardet, coordinatrice du numéro.

Avant-propos, Claude Lara,« Le Centre d’études équatoriennes de Paris Ouest, un regard équatorien ».

Première partie – Regards croisés au prisme des champs civilisationnels

Chapitre premier – Voyageurs et scientifiques français en Équateur : échanges culturels et coopérations

Alexis Medina, « Les Indiens sous la Révolution libérale (1895-1912) en Équateur à travers le regard de Paul Rivet ».

Alvar de la Llosa, « L’Équateur et la visite du président français Charles de Gaulle (1964). Première partie : un contexte difficile ».

Catherine Lara, « Aux sources de la collaboration scientifique franco-équatorienne : apports de la première mission géodésique française à l’archéologie équatorienne ».

Diana Sarrade Cobos, « La contribución científica y técnica del IRD en el conocimiento de la ciudad de Quito ».

David Macías Barres, « Una mirada contemporánea a la enseñanza del francés en Ecuador ».

Chapitre second – Perspectives comparatistes : une histoire en commun ?

Sylvie Monjean-Decaudin, « Le droit de vote des femmes en Équateur et en France : d´Olympe de Gouges à Matilde Hidalgo de Procel ».

Christine Récalt, « La controverse de l’eau en Équateur : deux visions, deux origines ».

Verónica Valencia Bano, « Enfoque psicoanalítico sobre la histeria y la tradición terapéutica Kichwa ».

Chapitre troisième – L´Équateur du 21e siècle en France

Nicole Fourtané, « Les élections présidentielles (2006, 2009) et la Constitution de 2008, vues par le journal Le Monde ».

Hortense Faivre d’Arcier Flores, « La visite de Rafael Correa en France (mai 2008) au prisme de l’actualité politique ».

Chiara Pagnotta, « La inmigración reciente de los/las ecuatoriano/as en Francia (1990-2010) ».

Deuxième partie – Regards croisés au prisme de la littérature

Chapitre premier – Reformulations et réélaborations de l´héritage français

Pierre Lopez, « La France comme marqueur esthétique et vecteur culturel parmi les avant-gardes équatoriennes des années 1920-1930 ».

Cristina Burneo, « Valoración y cuestionamiento de lo francés en lo ecuatoriano : el caso de Alfredo Gangotena ».

Caroline Berge, « L’héritage des auteurs français dans l’œuvre de César Dávila Andrade ».

Anne-Claudine Morel, « Doctor Kronz versus Docteur Rieux : deux figures de l’exil dans un contexte de peste et de choléra. Étude comparative de La Peste (1947) d’Albert Camus et de El Viajero de Praga (1996) de Javier Vásconez ».

Ramiro Oviedo, « De la imaginación periférica a la novela transnacional ».

Chapitre second – « Trois Équatoriens à Paris : Alfredo Noriega, Rocío Durán Barba, Telmo Herrera »

Deerie Sariols, « Alfredo Noriega : Quito no se acaba nunca ».

Nathalie Lalisse-Delcourt, « Ecuador vs Ecuador : droit de réponse de Rocío Durán-Barba à Henri Michaux ».

Emmanuelle Sinardet, « Paris, mythe poétique équatorien : Desde la capital de los MalGenioS (2000) de Telmo Herrera ».

Los militares

El hecho que las relaciones entre las ciencias, los miltares y la gestión del Estado provengan de tiempos antiguos es bien conocido (Arquímedes fabricaba armas) como también lo es los discursos de los savants que sostienen frecuentemente que esas relaciones son al contrario accidentales y coyunturales. Para ellos la ciencia está del lado de la trascendencia y de los saberes, mientras que los otros asuntos remarcan más bien cuestiones técnicas, de poder y de intereses materiales.

Intentar averiguar por qué las ciencias han estado siempre vinculadas a los asuntos militares es tarea fácil. En la medida en la que las ciencias y las técnicas permiten frecuentemente intervenir en el mundo, el poder (económico, político o militar) se interesa en ellas y desea usarlas.

Si se admite que las ciencias de los cuatro o cinco últimos siglos son a la vez sistemas de descripción del mundo pero también saberes construidos para intervenir en él, se comprende el interés de los políticos en apropiarse de sus resultados y modos de acción. A modo de ejemplo, se puede considerar, para la época moderna, lo que las academias denominan matemáticas mixtas (cartografía, geodesia, construcción de instrumentos matemáticos, técnicas de artillería, fortificaciones) o, para los dos últimos siglos, lo que se puede denominar ciencias del ingeniero (química, física y las diversas ingenierías: eléctrica y electrónica, por ejemplo). Se puede también pensar en herramientas matemáticas conectadas, via modelos, a los medios de cálculo, de los que el ordenador es el último avatar.

En el primer caso, se trata de medir, fabricar mapas, facilitar la navegación, concebir el refuerzo de una plaza fuerte o analizar sus puntos débiles -cosas todas ellas importantes para los Estados modernos. En el segundo, y particularmente a través de la experiencia de laboratorio, se trata de purificar los fenómenos, haciéndolos más sencillos y manipulables gracias a máquinas y dispositivos, de comprender sus mecanismos, lo que nuevamente, solo puede interesar a los poderosos. Dicho de otra manera los saberes que caracterizan la ciencia occidental de los últimos siglos requieren de técnicas para ser establecidos y ellos mismos generan técnicas-  de manera que el militar no puede más que encontrar interés en invertir en ello.

El proyecto Manhattan, en los Estados Unidos, en el que se unieron científicos y militares con la finalidad de fabricar el arma absoluta, es un caso extremo de colaboración voluntaria orquestada por el Estado.

El caso de Francia es ejemplar por otras razones puesto que el aparato de Estado se apoyó, al menos desde el siglo XVII, sobre los cuerpos de oficiales ingenieros y savants, y sobre académicos pensionados para servirlo. Estos hombres de Estado, educados en las matemáticas y otras ciencias, trabajan para el rey que les mantiene y les pide a cambio estudios y puestas a punto de procedimientos, controles de las actividades del reino y propuestas para el futuro.

En lo que se refiere más específicamente a los militares hay que resaltar el hecho de que la guerra moderna nace al mismo tiempo que la ciencia. Hace seis o siete generaciones, el oficio de ingeniero era sobre todo un asunto de militares, y las escuelas militares eran los lugares fundamentales de hacer ciencia. Desde 1794, la Escuela Politécnica y los cuerpos de ingenieros civiles y militares que alimenta están en el corazón del sistema científico y del servicio del Estado- la forma más acaba de esta fusión se produjo durante la Revolución y el Imperio.

En todos los campos en los que el saber es directamente un medio de poder (navegación, geografía, topografía, geofísica, astronomía, óptica, telegrafía, comunicaciones, electrónica), los ingenieros militares han jugado siempre un papel fundamental.

A lo largo del siglo XX, el peritaje francés en materia de metrología y de estándares fue responsabilidad de los artilleros, del Laboratorio central de armamento o del Instituto de óptica, y el aparato militar, hasta hace poco tiempo, ha desempeñado un papel crucial en el desarrollo de nuevas tecnologías.

D.P. [Dominique Pestre]

Ver: Manhattan (proyecto), Napoleón, príncipe, investigación operacional.

A %d blogueros les gusta esto: