Competencias digitales, desarrollo profesional y transformación de las organizaciones

co.labora.red

Ahora sé caminar; no podré aprenderlo nunca más”, escribió en 1932Walter Benjamin rememorando su infancia en Berlín hacia 1900. Intuyo que lo escribió con cierta nostalgia. Con la pena de algo pasado que no volvería (Benjamin abandonó Berlín en 1932 justo antes de la ascensión de Hitler al poder y nunca más volvió), con la mirada del adulto que idealiza su niñez como una época perfecta en la que diversión y aprendizaje se entremezclan continuamente. Sospecho además que lo escribió sintiéndose ya un hombre mayor. No en vano cuando Benjamin escribe esta frase acaba de cumplir cuarenta años, hace tiempo que ha dejado de ser joven. Es, para su época, una persona de edad, un hombre maduro, un intelectual hecho. Es en su caso también y trágicamente alguien con más pasado que futuro. Sus cuarenta años, por cierto, como los cuarenta años de cualquiera de sus contemporáneos no…

Ver la entrada original 1.935 palabras más

Acerca de Leoncio López-Ocón
Historiador. Investigador del Instituto de Historia del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC. Madrid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: