El 5 de enero de 1918 en el dietario de Manuel Machado

Continuando con el dietario de Manuel Machado que este literato fue publicando semanalmente en las páginas del diario El Liberal a lo largo de 1918 y que voy siguiendo en esta bitácora corresponde hoy dar cuenta de sus observaciones sobre el 5 de enero de 1918, tal día como hoy hace un siglo, observaciones que conviene poner en relación con otros eventos.

El 5 de enero toda la portada del periódico El Liberal, así como de otros diarios, estaba dedicada a informar del conflicto militar desencadenado por un grupo de suboficiales y a difundir un manifiesto de las clases de tropa al Ministro de la Guerra exponiendo sus agravios y sus ideales que se cifraban en “limpiar la voluntad nacional”, como había pretendido en otras circunstancias su referente el general Espartero, líder del partido progresista a mediados del siglo XIX.

Pasando la página se informaba de cómo Madrid seguía a oscuras pues “continuó ayer el conflicto de la falta de gas para las industrias, y por la noche quedó la población, si no completamente a obscuras, con dos docenas y media de farolas encendidas, que no alumbraban un radio de dos metros”.

Las reflexiones de Manuel Machado, que también era crítico teatral de ese diario, sobre los sucesos de ese día versaron sobre su vida social y el aburrimiento que le embargaba en ciertos eventos a los que tenía que asistir como los bailes de máscaras. Sus divagaciones estaba acompañadas del siguiente dibujo de Ricardo Marín.

Ricardo Marín 5 enero 1918

 

Sabado 5 de enero 1918

Ha dicho un gran escritor que el aburrimiento nació en un baile de máscaras. Pudo haber añadido que vive así desde que nació….

Como la música se oye apenas entre la gárrula vocería, desaparece la lógica del baile y por un momento creéis que es el suelo el que sacude a los danzantes de un modo caprichoso y ridículo. Una erupción de colores abigarrados, de gritos frenéticos, de movimientos disparatados, os asalta al par la vista y el oído. La atmósfera irrespirable, cargada de fuertes perfumes baratos y de expiraciones alcohólicas, es un vaho irritante y mefítico. Bajo una lluvia de risotadas desapacibles, de incoherentes denuestos, de chistes y ocurrencias entre espirituales y espirituosas, sentís de pronto que una amargura infinita os invade el alma y – a menos de estar locos o borrachos- huis avergonzados ante la horrible caricatura de la alegría que es un baile de máscaras…

 

 

 

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: