El 6 de enero de 1918 en el dietario de Manuel Machado

Continúa esta bitácora ofreciendo las observaciones de Manuel Machado sobre sus vivencias en el transcurso de 1918 que transmitía a sus lectores de El Liberal.

El ejemplar de ese diario correspondiente al domingo 6 de enero de 1918 se abría en su primera página con un largo artículo de Luis Araquistáin sobre la crisis militar vivida en el país titulado “Hechos e ideas. La antinomia del sindicalismo militar”. Acompañaba a ese texto de quien era por esas fechas el director del semanario España una amplia información sobre un “trascendental” discurso dado por el primer ministro del gobierno del Reino Unido David Lloyd George ante los representantes de los obreros ingleses para explicar las razones de la implicación británica en el conflicto mundial que estaba devastando Europa.

Las reflexiones de Manuel Machado sobre esa jornada versaron obviamente sobre la festividad de los Reyes Magos de honda raigambre en la cultura popular española. Estaban entreveradas de alusiones veladas al derrocamiento del zar Nicolás II y de consideraciones directas a un reciente incendio que había asolado el Palacio de La Granja, causándole importantes daños. Unas y otras tenían un cierto toque sarcástico como se podrá comprobar a continuación.

Ricardo Marín 6 enero 1918

Domingo 6 de enero

Melchor, Gaspar, Baltasar, los divinos Magos, los poderosos reyes de Oriente, llegaron a Madrid a su hora exacta, a las doce en punto de la noche. Claro es que no vinieron por ninguna de nuestras ferrovias. Y este año, después de [repartir encantados juguetes en los zapatitos de los niños], se fueron al Palacio de Oriente, entraron sin llamar, y ya ante S.M. D. Alfonso XIII, he aqui lo que le dijeron, si no miente un “repórter” que disfrazado de truchimán, logró colarse con ellos hasta la regia estancia:

….Querido compañero: En vista de lo mal que anda hoy nuestro oficio, y sabedores de las penas que te angustian con el incendio de tu Palacio de La Granja, y con otros incendios más o menos latentes en torno tuyo, no hemos querido atravesar tu corte sin venir a saludarte con toda la ternura de nuestros corazones. Hemos pensado en tí y te traemos también tus regalos. No se trata de juguetes, ni en realidad son para tí, que no los necesitas. No te faltará, sin embargo, a quien endosarlos. Helos aquí:

Y desembozándose los Magos, depositaron sobre la hermosa mesa tres refulgentes arquetas, sobre las cuales, con letras de divino fuego, había, respectivamente escrito: “Bondad, Verdad, Lealtad”.

Ve ahí nuestro regalo -añadieron-, acéptalo, ya que no es para tí, y repartelo entre tus ministros, que bien lo han menester. ¡Ah! Y diles -si te parece- que la mezcla de esas tres cosas consituye la suprema pillería que puede hoy ejercitarse en el mundo.

Así hablaron los reyes. Y después de una despedida cordial, continuaron su camino, siempre hacia Oriente.

La actitud sarcástica de Manuel Machado era compartida por otros observadores de la difícil coyuntura por la que atrevesaba la sociedad española en aquellos primeros días del año 1918 como lo revela esta caricatura de los Reyes Magos que ofreció el mordaz caricaturista Sileno (n. 1869) a los lectores de una publicación competidora de El Liberal como era Blanco y Negro.

Sileno Los Reyes Magos

Melchor, Gaspar y Baltasar cargan con sacos de harina, patatas y carbón, productos de primera necesidad que escaseaban en el país

 

 

Anuncios

Acerca de Leoncio López-Ocón
Historiador. Investigador del Instituto de Historia del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC. Madrid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: