Las traducciones como vehículo de la renovación de la enseñanza de las ciencias en los inicios republicanos

El diario republicano Luz nació a principios de 1932. Sus impulsores -el empresario Nicolás de Urgoiti y el filósofo José Ortega y Gasset que habían lanzado meses antes la Agrupación al Servicio de la República- pretendían con ese nuevo periódico influir en la marcha del régimen republicano, máxime en un momento en el que Ortega empezaba a mostrar distancias con la obra de gobierno de Manuel Azaña. Asi lo mostraba su artículo de fondo, ubicado en la portada del diario de su primer número el 7 de enero de 1932 , titulado “Hacia un partido de la Nación. Antimonarquía y república”.

Pero también llama la atención de ese ejemplar una reseña que aparece en la página siguiente, dedicada a cuestiones culturales, y fundamentalmente a comentar las novedades bibliográficas.

Esa reseña estaba firmada por el catedrático de instituto Juan Dantín Cereceda, estrecho colaborador de Urgoiti y Ortega desde que ese tandem fundaran el diario El Sol en 1917 como consta en varias entradas de mi blog jaeinnova (ver aquí). Dado que Dantín fue uno de los catedráticos de instituto pensionados por la JAE me ocupé de él en el libro Aulas abiertas, haciéndole una amplia   nota biográfica que también se puede leer el diccionario on line JAEeduca (ver aquí).

Tal reseña aludida muestra diversas cuestiones.

En primer lugar la preocupación de Dantín, ya maduro, por estar al tanto del movimiento científico-pedagógico en los inicios del período republicano y su empeño en alentar una cultura de la precisión en los centros docentes, siempre que dispusieran de laboratorios bien dotados.

En segundo lugar su interés por la labor llevada a cabo por ese gran didacta de las ciencias que fue Modesto Bargalló, cuya obra científica y pedagógica ha analizado recientemente Luis Moreno en su tesis doctoral Ciencia en las aulas: prácticas pedagógicas, cultura material e historia de la ciencia en la obra de Modesto Bargalló en España (1894-1939). (ver aquí) Probablemente ambos docentes trabaron amistad en Guadalajara. Dantín fue catedrático de Agricultura de su instituto, entre 1912 y 1922, y Bargalló fue profesor numerario de Física, Química, Historia Natural y Agricultura de la Escuela Normal de Maestros de esa ciudad castellana desde 1915 hasta la guerra civil.

En tercer lugar la labor de mediación cultural emprendida por la editorial barcelonesa Gustavo Gili para dar a conocer al público de habla española aportaciones científicas europeas. En este caso eligió un manual alemán hecho al alimón por dos físicos alemanes, Eilhard Wiedemann (1852-1928) y Hermann Ebert (1861-1913) que habían desarrollado el grueso de su obra antes de la Primera Guerra Mundial. De hecho la primera edición de Physikalisches Praktikum databa de 1904. El hecho de que fuese un éxito editorial en Alemania al hacerse varias ediciones puede explicar el que la editorial Gustavo Gili se aventurase a traducirla al español.

practicas-de-fisica-wiedemannDantin Fisica Portada

Este volumen tenía 539 páginas con índices, y tenía 370 figuras como las siguientes.

Practicas fisica interior

He aquí los contenidos de la mencionada reseña

La ponderación y la medida de los fenómenos para su perfecto conocimiento y la precisa formulación de sus leyes inspiran estas prácticas, realizables, en su mayor parte tan sólo en laboratorios dotados de material abundante.

Las prácticas, siempre excelentes, se ordenan en cada una de las grandes partes en que la obra aparece dividida: A) Física general, B) Calor, C) Óptica, D) Electricidad y Magnetismo. El libro recoge en un apéndice los diferentes trabajos auxiliares de laboratorio, manipulaciones con el vidrio y los metales, etcétera -tablas, en gran número, de constantes físicas-; fórmulas matemáticas de que el físico se sirve con más frecuencia: tablas trigonométricas y tablas de logaritmos.

La obra es algo atractivo  y sugerente que vale por un buen tratado de Física y sirve a toda clase de públicos. Puede ser utilizada por unos como una magnífica iniciación, de tipo superior; por otros, de comprobación y mera experiencia cuantitativa ante la clase; por algunos, de preparación para estudios de mayor empeño y finura de análisis.

La traducción de Modesto Bargalló, fiel y precisa. 

Lo que no sabemos es cómo circuló este libro en los centros docentes y si fue usado por los colegas de Dantín y Bargalló, ubicados en los institutos y en las Escuelas Normales.

Lorca hoy con Miguel Poveda en el circo Price, ayer en 1932 en Unión Radio con la Argentinita.

Federico-Garcia-Lorca-Alberti-Argentinita_1259884345_86633610_667x375

La Argentinita con Federico García Lorca y Rafael Alberti

 

Federico siempre estará con nosotros.

Como dice el periodista Fernando Neira, en su crónica en El País de la presentación del espectáculo “Enlorquecido” del cantaor Miguel Poveda en el Circo Price de Madrid, en Lorca confluye “la voz de los ancestros y la de quienes están aún por venir”. (ver aquí).

Hace unas semanas, antes de irme de vacaciones, di cuenta de uno de los últimos actos públicos que protagonizó García Lorca en el Madrid trágico del año 1936 (ver aquí). Ahora, tras mi regreso al trabajo, me lo he vuelto a encontrar cuatro años antes, en febrero de 1932 en las ondas de Unión Radio,  la gran empresa tecnológica y cultural que puso en pie el polifacético ingeniero de caminos Ricardo Urgoiti (1900-1979), hijo de  Nicolás María de Urgoiti, el fundador de El Sol en 1917, diario de cuyo arranque hice un seguimiento hace unos meses en mi otro blog: el de JAEinnova.

En efecto los oyentes de Unión Radio, germen de la poderosa SER de hoy en día, tuvieron la oportunidad de escuchar en la noche del jueves 18 de febrero de 1932 un recital de canciones populares antiguas, transcritas y armonizadas por Federico García Lorca, quien se encontraba en esos primeros meses del régimen republicano en un período de febril creatividad y de intenso activismo cultural.

Esas canciones populares eran las siguientes:

a) Las tres hojas, [letra del poema aquí]

b) Romance de los peregrinitos o pelegrinitos [letra del poema aquí]

c) Nana de Sevilla [letra del poema aquí]

d) Romance de los mozos de Monleón [letra del poema aquí]

e) Los cuatro muleros [letra del poema aquí]

f) Sevillanas del siglo XVIII [letra del poema aquí]

g) El café de Chinitas [letra del poema aquí]

h) Canción antigua de las morillas [letra del poema aquí]

Y fueron cantadas por La Argentinita (1898-1945), considerada una de las artistas más importantes del flamenco de todos los tiempos, de quien el poeta Manuel Machado, -cuya edición de su diario de 1918 editará próximamente Renacimiento de Sevilla, gracias a un trabajo que hemos hecho al alimón Sofía González Gómez y yo-, diría: «Era como una pluma en el aire… fue preciso que la vida lastrara su corazón con el peso del gran amor y su cuerpo delicioso conociera el valor estatutario de la línea y el secreto del abandono femenino y del hondo dolor humano para que la hiciera reposar sobre el suelo y la convirtiera en la intérprete de los cantaores hondos y las danzas flamencas y le diera una voz cordial, aterciopelada y penetrante, sin estridencia y una maravillosa expresión dramática en el baile y en la copla»

La_argentinita_by_Julio_Romero_de_Torres

La Argentinita por Julio Romero de Torres

 

Lorca y la Argetninita habían grabado esas canciones y alguna otra unos meses antes para La Voz de su Amo. Su emisión en Unión Radio iniciaría una larga cadena de audiciones que han permitido que se incrusten en la memoria sentimental de muchos españoles, debido a que han formado parte del repertorio de muchos cantantes desde Teresa Berganza a quienes acomapañan a Miguel Poveda en su espectáculo de “Enlorquecido” como Carmen Linares.

Si se hace click en las canciones enumeradas línea arriba se podrá disfrutar de la voz y la música de aquellos extraordinarios artistas que fueron Lorca y la Argentinita. Su actuación en Unión Radio el 18 de febrero de 1932 connovió a algunos de sus oyentes, como habrá ocasión de comprobar en otra de las futuras entradas de esta bitácora, que poco a poco se va a adentrar en el ambiente cultural de la Segunda República española.

A %d blogueros les gusta esto: