Historia digital: mis favoritos de la primera quincena de septiembre 2015

Tras el paréntesis vacacional del mes de agosto mi periscopio sobre la historia digital vuelve a ponerse en funcionamiento.

En esta ocasión mi atención se ha concentrado en media docena de trabajos llevados a cabo en instituciones británicas y norteamericanas que pueden llamar quizás la atención de los lectores de esta bitácora.

El primero es un recurso online creado en Londres por un equipo de historiadores, mayoritariamente británicos. Está enfocado a hacer la enseñanza de la historia más interactiva y atractiva a través del uso de infografías, mapas interactivos, narraciones visuales y vídeos animados.

 

Made from history

Sus contenidos están estructurados en los cuatro “topics” que se señalan más arriba sobre Historia antigua, Edad Media, Primera Guerra Mundial, Segunda Guerra Mundial, a los que se han añadido otros dos: sobre la Guerra Fría y los Derechos Civiles.

Los tipos de entradas que contiene este magnífico portal han sido organizados por sus redactores de la siguiente manera:

Competición o concursos Datos o FechasGalería de imágenes, – por ejemplo sobre el papel desempeñado por los animales en la Primera Guerra Mundial, fuesen caballos, perros o palomas (ver aquí), Gráficos, como una infografía sobre la maquinaria bélica que se movilizó durante la Primera Guerra Mundial y las matanzas que produjo (ver aqui), Listas, -aquí destaco el post sobre el impacto de la Primera Guerra Mundial en 52 artistas (ver aquí), Mapas, Noticias, Preguntas, Líneas del tiempo, sección en la que podemos encontrar un clarificador timeline de las mortíferas batallas que se sucedieron en el frente occidental europeo de la Primera Guerra Mundial entre 1914 y 1918 (ver aquí) o una magnífica infografía que muestra la historia del hip hop desde 1925 hasta 2011 (ver aquí), y vídeos.

Se completa la abundante y excelente información que ofrece este portal con un directorio (ver aquí) en el que se accede a numerosos websites educativos, como Spartacus educational,  sobre la historia universal como el Digital Atlas of Roman Empire,  y de historiadores e instituciones británicas.

En el ámbito de los avances que la historia digital está produciendo en el campo de la historia de la ciencia, de la medicina y de las técnicas destacaré el magnífico trabajo que se está llevando a cabo en el Dittrick Museum of Medical History del Dittrick Medical History Center del College of Arts and Sciences de la Case Western Reserve University de Cleveland en Ohio.

 

 

Ditrick Medical Historical Center

En él se custodian una importante variedad de colecciones, – de artefactos, libros raros, archivos e imágenes- relacionados con la historia de la medicina. Por ejemplo su visitante podrá contemplar una valiosa colección de microscopios, la más importante colección de instrumentos quirúrgicos de Estados Unidos, una amplia colección histórica de contraconceptivos  y cartas de Darwin.

En el blog del museo Brandy L. Shillace, que trabaja desde 2013 como conservadora de sus colecciones además de editar la revista Culture, Medicine and Psychiatry, ha publicado una entrada titulada “Embracing Digital History: How Medicine Became Modern” (ver aquí) para explicar el proyecto en el que se ha embarcado ese museo. En él se mostrarán parte de sus colecciones en pantallas gigantes táctiles donde los visitantes podrán tocar los objetos e interactuar con ellos, haciendo zoom por ejemplo o girándolos, y conocer de una manera más atractiva las historias que hay detrás de esos artefactos.

Esta autora efectuó asimismo en la publicación online H-Sci-Med-Tech del consorcio H-Net Humanities and Social Sciences Online una interesante reflexión sobre el futuro de las colecciones museísticas en la era digital en su texto “Museums and the Muse: The Future of Collections in a Digital Age” (ver aquí). En él explicó entre otras cosas cómo la apuesta por lo digital de los museos favorece la interconexión y la interfaz entre varias esferas y mundos, entre lo real y lo virtual, y la diseminación de sus colecciones. Así sucede por ejemplo con la Wellcome’s online image database, del prestigioso Wellcome Institut de Londres, que permite circular colecciones médicas alrededor del mundo. Se genera así una convergencia entre exhibición, interacción y alcance social. De esta manera en el futuro los museos médicos han de ser concebidos como centros interdisciplinarios para las humanidades médicas. En ellos las humanidades y las ciencias sociales ofrecerán nuevas perspectivas de análisis para favorecer la exploración de la dimensión humana de la medicina.

También en el ámbito de la historia de la medicina destacaré el importante proyecto titulado Venereal Disease Visual History Archive destinado a hacer visibles los múltiples materiales, como posters, infografías, películas, usados en las grandes campañas educativas desplegadas en los Estados Unidos en la década de 1930 para combatir las enfermedades venéreas como la sífilis y la gonorrea. Se estima que a principios del siglo XX una décima parte de la población norteamericana había contraido la sífilis en algún momento de sus vidas.

Venereal Disease Archive Home

El proyecto ha sido creado en el entorno creativo del New Media Lab de la universidad neoyorquina CUNY por Erin Wuebker quien realizó una tesis doctoral sobre el signficado cultural de las campañas de salud pública efectuadas en los Estados Unidos durante las décadas de 1930 y 1940 para combatir las enfermedades venéreas. Con motivo de su investigación acumuló un valioso archivo de materiales iconográficos que ahora pone a disposición de investigadores, educadores y estudiantes en este magnífico repositorio digital.

Finalmente quiero llamar la atención acerca de resultados sobresalientes producidos por la labor digitalizadora de grandes instituciones académicas europeas y norteamericanas.

Así en un artículo del diario The Guardian Jonathan Jones (ver aquí) ha elogiado, con toda razón, la gran labor que está llevando a cabo la biblioteca Boldeiana de Oxford (ver aquí) para poner en línea sus tesoros y facilitar que estén al alcance de los internautas.  En sus fondos se encuentra por ejemplo esta magnífica ilustración

Parabeik illustrating royal scenes (18th century): illustrated books called parabeiks are a traditional part of Myanmar’s culture and this one is full of dazzling images of the royal court and army including this brilliantly painted parade of military elephants. Photograph: @ Bodleian Libraries, University of Oxford

Parabeik illustrating royal scenes (18th century): illustrated books called parabeiks are a traditional part of Myanmar’s culture and this one is full of dazzling images of the royal court and army including this brilliantly painted parade of military elephants. Photograph: @ Bodleian Libraries, University of Oxford

La Biblioteca de la Universidad de Cambridge, rival de la Oxford, también está ubicando sus colecciones asiáticas en su biblioteca digital, particularmente las relacionadas con la civilización china, como nos informa Allison Meier en este artículo de Hyperallergic (ver aquí). Entre ellos cabe destacar un extraordinario Manual de Caligrafía y Pintura (Shi zhu zhai shu hua pu) multicolor de mediados del siglo XVII cuya digitalización ha sido toda una proeza técnica por el deteriorado estado de conservación en el que se encontraba. De hecho no estaba permitido abrirlo, ni siquiera para consultas o estudios especializados. Ahora tiene una licencia Creative Commons. Está considerado el primer libro chino impreso con la técnica de xilografía polícroma conocida como douban inventada y perfeccionada por Hu Zhengyan (1584-1674). Contiene, en forma de acuarelas, exquisitas impresiones de pájaros, plantas, flores, piedras y frutas como ha subrayado también José Ángel González en las páginas del diario digital español 20 minutos (ver aquí). Los responsables de la biblioteca de la Universidad de Cambridge consideran que “quizás es el más hermoso conjunto de ilustraciones de la historia”.

‘Manual of Calligraphy and Painting’ (‘Shi zhu zhai shu hua pu’) (Chinese, 1633), polychrome xylographic print (courtesy Cambridge University Library)

‘Manual of Calligraphy and Painting’ (‘Shi zhu zhai shu hua pu’) (Chinese, 1633), polychrome xylographic print (courtesy Cambridge University Library)

 

Un oriol come una cereza en una de las láminas del manual chino de 1633 (Cortesía de Cambridge University Library)

Un oriol come una cereza en una de las láminas del manual chino de 1633 (Cortesía de Cambridge University Library)

Dejo para el final otro regalo que se nos ofrece desde Estados Unidos. Me refiero en este caso al relevante trabajo llevado a cabo por la Library of Congress que nos ofrece una magnífica versión digital (ver aquí) de otro clásico de la ciencia universal, en este caso de factura europea, como es el Theatrum orbis terrarum de 1570, una de las grandes obras geográficas del siglo XVI. Considerado el primer atlas moderno fue realizado por el geógrafo y cartógrafo flamenco Abraham Ortelius (1527-1598), y publicado en Amberes.

A través de 182 imágenes de gran calidad podemos hacernos una idea de cómo se imaginaban el mundo conocido los centros de vanguardia del saber europeo de aquella época.

Theatrum Orbis Terrarum

Showing the Instruments: Vesalius and the Tools of Surgery and Anatomy

REMEDIA

By Allen Shotwell

In the dedication to his famous De humani corporis fabrica of 1543, Andreas Vesalius made a deliberate connection between surgery and anatomy. Both surgery and the dissection of bodies to study anatomy relied on manual skills, according to Vesalius, and both topics had fallen out of favor. “Although [surgery] alone was developed by physicians and they strained every nerve in acquiring it, in the end it began to collapse pitifully when those same physicians discarded work of the hands for others to perform and ruined anatomy”.[1]

The skills of the dissector and the skills of the surgeon were connected to each other, and both activities required a variety of instruments to perform. While the stunning images of the body found in the Fabrica sometimes distract with both their artistic and scientific appeal, it’s important to remember that Vesalius’s great work contained pictures of instruments as well…

Ver la entrada original 1.180 palabras más

Avances de la historia digital en Europa y América latina en la segunda quincena de mayo de 2015

Día a día surgen nuevas iniciativas en el campo de la historia digital. Continuando con el empeño en destacar quincenalmente -como ya hice en un post anterior (ver aquí)-, propuestas que me parecen de interés por diversos motivos, relacionados en gran medida con mi labor investigadora, destacaré en esta ocasión los siguientes proyectos, surgidos varios de ellos afortunadamente en el entorno digital ibero-americano.

Destacaré en primer lugar una magnífica iniciativa del Portal de Historia de la Fundación Mapfre que se suma a otras que ya ha puesto en marcha para potenciar la historia digital. En efecto quien visite ese portal puede: conocer la Colección América Latina en la Historia Contemporánea; hacer un seguimiento de un blog iniciado en diciembre de 2013; acceder a decenas de recursos archivísticos iberoamericanos; informarse de numerosos eventos a través de la sección noticias; y adentrarse en cuatro interesantes dossiers sobre: Clío digital, que contó con la participación, entre otros, del catedrático de la Universidad Carlos III Antonio Rodríguez de las Heras, uno de los pioneros de la historia digital en nuestro ámbito académico, quien realiza en ese dossier una reflexión interesante sobre La presentación del discurso histórico (ver aquí); Cine y revolución, coordinado por María Luisa Ortega;  Un poder llamado balón. Fútbol e historia en América latina y España, coordinado por Manuel Chust; y Las repercusiones de la Primera Guerra Mundial en la Península Ibérica y América Latina, coordinado por Javier Moreno Luzón.

La nueva iniciativa del Portal de Historia de la Fundación Mapfre a la que me refería líneas atrás es la creación en él del novedoso espacio Historia y fotografía en Iberoamérica. Visitándolo se podrá consultar toda la información de los proyectos expositivos y editoriales alentados por la Fundación desde el año 2010 y visualizar una selección de imágenes representativas para conocer la historia de los países iberoamericanos desde mediados del siglo XIX hasta la actualidad. Muy interesante al respecto es por ejemplo la galería de imágenes que nos muestra el portal sobre la relación entre arquitectura y modernidad a través de cines latinoamericanos construidos entre 1923 y 1967. A destacar también dentro de ese espacio dedicado a las fotografías históricas la sección fotografía de la semana.

Nariño Colombia

Autor anónimo. Escena de una excursión campestre en Nariño (Colombia), ca. 1928. Colección particular.

En la otra orilla del Atlántico, situándonos en el continente americano, hay que saludar algunas de las excelentes iniciativas que se están llevando a cabo en Brasil para potenciar la historia digital. En este caso presentaré la labor de dos instituciones modélicas en la preservación, estudio y exhibición en la Red del patrimonio cultural y científico brasileño.

La primera el es Museo imperial de Petrópolis que reúne cerca de trescientos mil items museológicos, archivísticos y bibliografícos sobre el Brasil del siglo XIX, principalmente del período de gobierno del segundo y último emperador Pedro II (1825-1891), un mecenas de las artes y de las ciencias, a quienes rindieron visita los integrantes de la expedición española Comisión Científica del Pacífico allá por 1862, como mostramos en sitio web que construimos hace años en el CSIC sobre esa aventura científica (ver aquí). Parte del acervo documental del Museo imperial de Petrópolis está digitalizado. Recientemente sus responsables están digitalizando el viaje que hizo el emperador D. Pedro II a Estados Unidos en 1876 para asistir, junto al presidente de Estados Unidos Ullysses Grant, a la inauguración de la exposición universal de Filadelfia, evento que ejerció una gran atracción entre las elites científico-latinoamericanas de aquella época como ya expuse hace años en un artículo (ver aquí).  Durante tres meses Pedro II, que llegó a Nueva York el 15 de abril de 1876, recorrió gran parte de los Estados Unidos como se puede ver en el siguiente mapa. A lo largo de su viaje escribió un diario que fue donado al Museu Imperial en 1948 por su bisnieto D. Pedro Gastao de Orléans e Bragança. Ahora el Museu Imperial nos permite seguir cada una de las etapas de ese viaje gracias a la digitalización del diario que va efectuando día a día.

Mapa que reconstruye el viaje de tres meses de Pedro II por los Estados Unidos en 1876

Mapa que reconstruye el viaje de tres meses de Pedro II por los Estados Unidos en 1876 efectuado por André Hansen

Otra institución brasileña que está efectuando una encomiable labor a favor de la historia digital es la Casa Oswaldo Cruz, que es la unidad técnico-científica de la Fundaçao Oswaldo Cruz de Río de Janeiro dedicada a la preservación de la memoria de la institución y a promover la investigación, la enseñanza, documentación y divulgación de la historia de la salud pública y de las ciencias biomédicas en el Brasil. A lo largo de su historia el antiguo Instituto Soroterápico Federal (actual Fiocruz) ha acumulado una larga e importante experiencia en el ámbito de las ciencias de la salud y dispone de un importante patrimonio cultural que empieza a ser digitalizado y dado a conocer en la Red.

Microscopio monocular Verick nº 7 utilizado por el joven Oswaldo Cruz durante su formación, entre 1893 y 1896. Foto Acervo COC

Microscopio monocular Verick nº 7 utilizado por el joven Oswaldo Cruz durante su formación, entre 1893 y 1896. Foto Acervo COC

Así desde el año 2013 se ha incrementado la política de hacer accesible a los internautas parte de su acervo arquitectónico, archivístico, bibliográfico y museológico. Por ejemplo si vamos a la pestaña Patrimonio cultural de su sitio web podemos acceder a parte de su patrimonio museológico que se inició en 1902 cuando el investigador Oswaldo Cruz  (1872-1917) asumió la dirección del Instituto Soroterápico Federal e inició la construcción de una serie de edificios para albergar los laboratorios de investigación y nuevas áreas de trabajo para producir sueros y vacunas.  Navegando por ese acervo se puede acceder a objetos personales y de trabajo de Oswaldo Cruz, a iconografía sobre el personaje, a objetos de los laboratorios y de los edificios del complejo biomédico, y a instrumentos de diversas especialidades médicas.

Si hacemos click en la pestaña de Información y Comunicación accederemos a una serie de interesantísimas bibliotecas virtuales dedicadas a los científicos Adolpho Lutz, Carlos Chagas, que contiene fuentes de información sobre su trayectoria, producción intelectual y la enfermedad de “Chagas” con bancos de imágenes e inventario de su fondo archivístico, y a la historia de la poliomelitis y la lucha emprendida para su erradicación en Brasil  y Perú. Todas estas bibliotecas virtuales forman parte de la magnífica Biblioteca Virtual en Salud para América Latina y el Caribe, ambiciosa iniciativa continental, que se coordina desde la Casa-Fundación Oswaldo Cruz de Río de Janeiro.

Dando nuevamente un salto a Europa hay que congratularse de una iniciativa del Parlamento Europeo en la que se ha reconocido la interesante labor a favor de la historia digital llevada a cabo por jóvenes universitarios. Se trata de la concesión del primer premio europeo Carlomagno de la juventud en la edición de este año a @RealTime WW1, un proyecto de estudiantes del Master de Historia Contemporánea de Europa de la Universidad de Luxemburgo, Desde principios de 2014 estos estudiantes están contando episodios de la  vida cotidiana durante la Primera Guerra Mundial a través de Twitter en la cuenta @RealTimeWW1  A día de hoy han elaborado 2.262 tuits con 1.356 fotografías y videos y tienen 9.516 seguidores.

Destacaré finalmente dos noticias colaterales al cuerpo de este post. La primera se refiere a que el tercer premio de la edición de este año de los premios europeos Carlomagno de la juventud se ha concedido al proyecto español Infoactualidad, periódico digital en el que han participado ciento cuarenta estudiantes de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. Lo ha compartido con el proyecto austríaco Social Soccer CUP y el chipriota Entrepreneurship, the Solution against Unemployment. El segundo premio lo obtuvo el proyecto francés Fronterra-European (border) line project. La segunda noticia alude a la felicitación que he recibido del internauta José Fernández, documentalista y fotógrafo, especialista en nuevas tecnologías, por la realización de esta bitácora y de mi otro blog Jaeinnova. Gracias a que la Red nos ha puesto en contacto he podido conocer su magnífico sitio web ww.jose-fernandez.com., donde hay numerosa información de interés para los humanistas digitales. Sobre ese sitio web volveré en otras ocasiones.

Nuevo volumen de la historia de la medicina en Colombia, coordinada por Emilio Quevedo

Gracias a la eficaz labor de Ceromaya, la lista de distribución de noticias sobre la historia de la ciencia en América latina que se impulsa desde la Universidad Nacional Autónoma de México, tengo información del lanzamiento del tercer volumen de la Historia de la Medicina en Colombia que coordina el doctor Emilio Quevedo, compañero de aventuras en la Sociedad Latinoamericana de Historia de las Ciencias y de las Técnicas hace años.
Me parece de interés dar cuenta de este evento en los términos en los que el propio Emilio Quevedo lo ha presentado a los ceromayistas, añadiendo alguna información adicional.

El 14 de abril de 2015, a las 5 pm, en el Aula Máxima de la Universidad del Rosario, de Bogotá, se llevará a cabo el lanzamiento del Tomo III de Historia de la Medicina en Colombia, subtitulado “Hacia una profesión liberal, 1865-1918”.

El primer tomo, lanzado en 2008, subtitulado “Practicas Médicas en Conflicto, 1492-1782” cubrió el periodo de la medicina colonial de carácter hipocrático-galénico y su conflicto con las prácticas médicas aborígenes y africanas en nuestro país durante el período de la monarquía de la Casa de los Austrias.

En su momento esta obra tuvo un importante eco en la opinión pública colombiana y en el mundo académico, como revela esta reseña de Juan Carlos Eslava. (ver aquí).

El segundo tomo subtitulado “De la medicina ilustrada a la medicina anatomoclínica, 1782-1865”, fue lanzado en 2009, y cubrió la historia de la medicina ilustrada durante el período de las reformas borbónicas, la Independencia y los primeros años de la República de Colombia hasta el momento en que se inicia la transición de dicha medicina ilustrada, traída por primera vez al país por el médico gaditano José Celestino Mutis, hacia la medicina anatomoclínica de impronta francesa surgida en París después de la Revolución Francesa. De las reseñas que se hicieron de este volumen ofrecemos aquí la de Claudia Margarita Cortés-García.

Portada de "La Lanceta", pionera de las publicaciones periódicas médicas en Colombia, dirigida por Antonio Vargas Reyes en 1852.

Portada de “La Lanceta”, pionera de las publicaciones periódicas médicas en Colombia, dirigida por Antonio Vargas Reyes en 1852.

Se entrega ahora este Tercer Tomo que desarrolla lo relacionado con los procesos de profesionalización e institucionalización de la medicina francesa en el país tanto en su versión anatomoclínica y hospitalaria como en su versión experimental, durante el período del Estado Liberal Radical como durante el periodo de la Regeración, la Guerra de los Mil Días y los años previos ala Primera Guerra Mundial. Quedan pendientes por entregar aún el Tomo IV, que va de 1918 hasta 1976, el cual ya se encuentra en proceso editorial, y el Tomo V, dedicado al estudio de la medicina colombiana actual, desde 1976 hasta hoy.

Esta es una historia que estudia los procesos de profesionalización y desprofesionalización de la medicina en Colombia, analizándolos desde el punto de vista de la construcción social de sus saberes (sobre el cuerpo, la salud, la enfermedad y los elementos útiles para la terapéutica y la prevención), y sus prácticas (diagnósticas, terapéuticas, preventivas y de rehabilitación), así como de la construcción y apropiación de instituciones para el ejercicio profesional (hospitales, dispensarios, consultorios, etc.), para la reproducción de la profesión (escuelas de medicina, seminarios, congresos, postgrados, etc.), para la circulación del saber y de la práctica (revistas, textos, manuales y otras publicaciones), para el control de la práctica y para la construcción de autonomía.

Pero, además, se estudian las relaciones de doble vía que la medicina establece con la sociedad civil y con el Estado para lograr su desarrollo y desempeño social.

Puede decirse pues, que esta es una historia social de la medicina en Colombia, que la aborda comprendiéndola como articulada a las diversas dimensiones sociales, culturales, económicas y políticas de la vida social colombiana.Se podría decir que esta no es estrictamente una Historia de la Medicina en Colombia, sino, más bien, una Historia de Colombia vista desde la Medicina.

A continuación se ofrece una pequeña entrevista realizada al coordinador del proyecto y de la obra, Emilio Quevedo V., por la periodista Ximena Bedoya, de la cadena televisiva CM& de Colombia:

A %d blogueros les gusta esto: