El blog de Nikola Tesla

Los Mundos de Brana

0027

El otro día, mientras navegaba por internet, me pasó algo increíble, di con un blog que contenía videos grabados por el mismísimo… ¡Nikola Tesla!

Al parecer, tal y como se cuenta en el blog, en abril de 2012 (he tardado un pelín en enterarme…) se desclasificó todo el material hallado en la habitación 3327 del hotel New Yorker, en la que se alojaba Nikola Tesla en el momento de fallecer. Hasta entonces, la versión oficial era que los agentes que irrumpieron en la habitación el 9 de enero de 1943 sólo habían encontrado una caja llena de documentos que, tal y como concluyó el oficial del gobierno e ingeniero eléctrico Dr. John G. Trump, carecían de información técnica de interés siendo en su mayoría de carácter especulativo y filosófico. Pero la versión oficial había sido una tapadera. Los famosos “papeles de Tesla” no eran de papel, lo que hallaron…

Ver la entrada original 284 palabras más

Historia digital: diez proyectos significativos del año 2015

Tras un paréntesis, debido a diversas obligaciones académicas en las últimas semanas *, retomo mi labor, que empecé allá por el mes de mayo de este año que finaliza (ver aquí), de dar cuenta de los avances que se van produciendo en la práctica de la historia digital en múltiples frentes.

En primer lugar informo del post de Rebecca Onion (ver aquí su versión original) en el que ha seleccionado cinco proyectos de historia digital que la han asombrado a lo largo de 2015.

Uno es el proyecto Histography, elaborado en Tel Aviv, Israel, por Matan Stauber, quien lo presenta aquí . Se trata de una infografía interactiva de la historia de la humanidad.

Histography

Este diseñador ha creado una línea de tiempo interactiva para ubicar eventos de de las diferentes fases temporales del planeta Tierra y de la humanidad con información procedente de Wikipedia en una divertida línea de tiempo. Se puede seleccionar tipos de eventos (relacionados con las artes, con la ciencia, con la política), limitarlos en un período de tiempo, o escoger dos tipos de eventos y ver su cronología de manera comparada. Se puede pasar el cursor sobre un punto y aparece una foto relacionada con el acontecimiento seleccionado; y si se hace click el evento se expande, ofreciéndose la opción para navegar por la página de Wikipedia que ofrece información sobre ese evento o ver eventos relacionados con él. Según Fidel Navalmuel, otro internauta francés que ha quedado impactado por las prestaciones de este proyecto, este sitio web se constituirá en un referente en el ámbito de la historia digital.

Otro proyecto es el lanzamiento por parte del Laboratorio Digital de la Universidad de Richmond de American Panorama, un atlas histórico online que pretende actualizar y perfeccionar la versión online que ese mismo laboratorio hizo en 2013 del Atlas of the Historical Geography of the United States efectuado en 1932 por Charles O. Paullin y John K. Wright. Por ahora American Panorama ofrece solo cuatro mapas que visualizan y ofrecen abundante información sobre: las migraciones forzosas causadas por el comercio de esclavos domésticos (ver aquí); los caminos usados por los viajeros del siglo XIX que expandieron la frontera interna de los Estados Unidos entre 1840 y 1860 (ver aquí) ; la población de origen extranjero existente en cada uno de los estados de U.S.A entre 1850 y 2010 (ver aquí) y el sistema de canales norteamericanos entre 1820 y 1860 (ver aquí) . Los mapas ofrecen diversas capas de información, incluyendo infografías, cuyos parámetros cambian según los elementos que seleccione el usuario. American Panorama añadirá en el futuro más mapas con un ritmo acelerado según ha declarado Robert K. Nelson, director de ese laboratorio, a Citylab. 

Panorama USA

 

El tercer proyecto es un magnífico ejemplo de public history. Se trata de la reacción que tuvieron dos historiadores afro-americanos, Chad Williams y Keisha N.Blain para organizar el Charleston Syllabus en el sitio web de la AAIHS (African American Intellectual History Society) tras la matanza racista que se produjo el pasado mes de junio de 2015 en la Iglesia Africana Metodista Episcopal, conocida como Madre Emanuel, uno de los símbolos de la comunidad afroamericana de Estados Unidos. Creado el hashtag #CharlestonSyllabus la ciudadanía empezó a usarlo para compartir reflexiones y sugerencias de lecturas que ayudasen a entender el contexto de la tragedia. Posteriormente la información se ha compilado ofreciendo una lista de títulos de libros y artículos con hipervínculos. Las sugerencias de lecturas, destinadas a responder al odio y al miedo con conocimiento y reflexión, están agrupadas por temas como esclavitud, Charleston, raza, religión y por tipo de fuentes (primarias, artículos de prensa, filmes, obras de ficción).

El cuarto proyecto es la exposición online Reno Divorce History que ofrece variada y abundante información para explicar el impacto que tuvo en la historia social de Estados Unidos durante las primeras décadas del siglo XX el hecho de que la ciudad de Reno en Nevada fuese la capital del divorcio gracias a su legislación.

Charleston SyllabusReno Divorce

El quinto y último proyecto seleccionado por Rebecca Onion  es Twoway.st, un explorador de las colecciones del British Museum que permite navegar por dos millones de objetos de esa institución londinense a través de informaciones tan diversas como la fecha de adquisición de los objetos, sus tipos, el material del que están hechos, sus técnicas, su procedencia, etc.

 

British Museum Spain

A los anteriores cinco proyectos, seleccionados por Rebecca Onion, añado otros cinco que he podido conocer en mis exploraciones de internauta, relacionados con varias iniciativas llevadas a cabo en Europa.

Dos están relacionados con la sed de viajar de los seres humanos y con la historia de las exploraciones a tierras próximas o lejanas. Un proyecto está en fase beta. Es el Livingstone’s Zambezi Expedition. En él nos podemos aproximar a la expedición del explorador escocés David Livingstone (1813-1873) al río Zambeze en el corazón del continente africano entre 1858 y 1864, período coincidente con una exploración española al continente americano -la Comisión Científica del Pacífico (1862-1866), cuyos materiales también puso en red entre 1998 y 2003 un equipo multidisciplinar coordinado por mí (ver aquí). Livingstone efectuó esa exploración africana en compañía del botánico John Kirk (1832-1922). Ahora los colegas del JSTOR Labs han creado un sitio en el que se puede acceder a más de 550 especímenes de plantas recolectadas durante la expedición, material procedente del gran repositorio JSTOR Global Plants, extraordinaria base de datos y excelente fuente de información para los historiadores de la botánica. También están disponibles en acceso abierto más de 150 cartas, informes, mapas vinculados a la mencionada expedición procedentes de varios archivos y bibliotecas.

Livingstone expedition

 

Por su parte Viaticalpes (Les images des Alpes dans les récits des voyages: 1540-1860) es un proyecto impulsado, entre 2007 y 2013, por la Universidad de Lausana con subvenciones del FNS (Fonds National Suisse). Está construido sobre la  base de datos Viatimages que recoge un potente corpus de mil imágenes de los Alpes extraidas de libros de viaje ilustrados. De un conjunto de 850 libros que contenían 11 mil imágenes se han seleccionado los cien libros más representativos y se ha introducido en la base de datos más de 3 mil imágenes que se han descrito, indexado, geolocalizado y asociado a los textos que las describen. El proyecto permite establecer vínculos complejos entre las imágenes y entre las imágenes y los textos. Además al conectar las imágenes con su contexto, es decir los libros donde están ubicadas, las descripciones que las acompañan y las circunstancias de su producción y difusión, se permite enriquecer el conocimiento histórico y geográfico de los Alpes, una cordillera que ha llamado la atención de los naturalistas en distintas épocas, y que ha cumplido un importante papel en la historia política y cultural de Suiza y del continente europeo.

Alpes Viatimages

 

Esta plataforma Viaticalpes/Viatimages, vinculada al Centre des sciences historiques de la culture de la Universidad de Lausana, ha publicado también recientemente un nuevo producto multimedia interactivo: WonderAlp. Une science émerveillé. Les Alpes et la culture de la curiosité. Es una aplicación para tabletas iPad y Android de acceso libre en Google Pay y Apple Store. Se trata de un gabinete de curiosidades interactivo que reinventa, con las técnicas actuales, las colecciones de curiosidades o “gabinetes de maravillas”, célebres en los siglos XVII y XVIII, que fueron los predecesores de los museos de ciencias naturales de hoy en día. Las imágenes que aparecen en la pantalla proceden principalmente de la obra de Johann Jakob Scheuchzer de 1723, los Itinera per Helvetiae alpinas regiones (1723) así como del libro de Johann Gerhard Andreae, aparecido en 1776, les Briefe aus der Schweiz…, con valiosas ilustraciones. La aplicación dispone de tres espacios: “Los dragones de los Alpes”, “Fósiles y cristales”, “De las plantas a los paisajes”. En cada uno de ellos se accede a 12 pantallas y en cada pantalla a uno o varios objetos. Se puede hacer zoom sobre las imágenes, escuchar los audio que recogen los testimonios de autores antiguos, leer las etiquetas que describen los objetos o acceder a información suplementaria en la sección “En savoir plus” si se desea conocer mejor los contextos históricos y culturales. Las explicaciones están accesibles a diferentes niveles: desde el nivel más sencillo para el gran público a un nivel más elevado destinado a los especialistas. Se invita al visitante a ser activo: puede pasar de un tema a otro según sus intereses y curiosidad, manipular los objetos, compararlos, agrandarlos, observar las cualidades artísticas de los dibujantes y grabadores.

WonderAlp 1

WonderAlp 2

En mayo de este año de 2015 ha finalizado el proyecto Burckardt Source en el marco del European Research Advanced Grant Project EURROCORR, financiado por la Unión Europea, y coordinado por el profesor Maurizio Ghelardi, de la Scuola Normale Superiore de Pisa. Su objetivo ha sido crear un archivo-biblioteca digital semántico, basado en el software open source Muruca que reúne la edición crítica de la correspondencia del historiador cultural suizo Jacob Burckardt (1818-1897), un relevante humanista del siglo XIX gran conocedor de la cultura clásica griega y de la época del renacimiento europeo. El archivo contiene cartas de más 400 corresponsales que mantuvieron contactos regulares u ocasionales con Burckardt entre 1843 y 1897, un período crucial en la historia y la cultura europeas. Los contenidos de la correspondencia muestran, entre otras cuestiones, la importancia concedida por Burckardt y sus corresponsales a la importancia de la fotografía en la historia del arte, disciplina que ese historiador ayudó a consolidar. En septiembre de 2015 se podían consultar 600 cartas, pero el archivo digital sigue aumentando sus contenidos tras validar la edición semántica, la versión filológica y los metadatos de cada documento.  Las cartas están interconectadas entre las cuatro secciones de la plataforma: imágenes, textos, comentarios críticos y metadatos. Se han creado seis “Colecciones” o micrositios para favorecer una navegación temática a través del archivo-biblioteca digital sobre cuestiones relevantes en la correspondencia como: 1. Potnia, dedicado a la condición social de las mujeres en la segunda mitad del siglo XIX. 2. La colección Bode presenta la versión completa de la correspondencia entre Burckardt y el historiador del arte alemán William von Bode (1845-1929). 3. La sección Música recoge las cartas del círculo de amigos que compartieron sus aficiones melómanas con Burckardt. 4. Faraway incluye dieciséis cartas enviadas por notables personajes desde diferentes partes del mundo. 5. Europa que proporciona información relevante sobre los más significativos eventos europeos durante la segunda mitad del siglo 19. 6. Fotografía que ilumina aspectos relacionados con el mercado de la fotografía y con su uso didáctico por parte de los historiadores en la época de Burckardt.

Burckhardt

 

Dado que seguimos conmemorando el centenario de la Gran Guerra, cuyos efectos devastadores asolaron al continente europeo hace un siglo, y sobre la que se está elaborando una extraordinaria enciclopedia internacional on-line (ver aquí),  me parece oportuno finalizar este balance de proyectos relevantes de historia digital efectuados en este año 2015 dando cuenta del proyecto MWME. Making War, Mapping Europe: Militarized Cultural Encounters, 1792-1920. El proyecto está financiado por el consorcio europeo Humanities in the European Research (HERA) y reúne a investigadores del Trinity College de Dublin, de la Freie Universität de Berlin y de las universidades de York y Swansea, liderados por Oliver Janz. Su objetivo es dar a conocer y analizar el impacto cultural que tuvo la interacción entre centenares de miles de soldados europeos, fundamentalmente de los ejércitos británico, francés y alemán, y las sociedades del Este de Europa, de los Balcanes, del Mediterráneo oriental y del Oriente Medio entre 1792 y 1920, es decir desde la Revolución francesa hasta el fin de la Primera Guerra Mundial. Uno de los resultados más significativos del proyecto es la creación de una exposición on line. Está dividida en seis categorías topográficas o espaciales tituladas: French Soldiers in Italy, 1795-1814, British and French Soldiers in Egypt and the Levant, 1798-1920,  German Soldiers in Russia, 1812, Bavarian Soldiers in Greece, 1832-1862, German Soldiers in the Ottoman Empire, German Soldiers in the Balkans, 1914-1918. Y en doce categorías temáticas: Civilizations, Collaboration, Gender, Knowledge, Memory, Occupation, Operations, Resistance, Spoils, Topography, Travel, Violence.

Making War

*Desatendí mis informes sobre la situación de la historia digital porque tuve unas semanas de intenso trabajo en el último trimestre. El miércoles 9 de diciembre dí una conferencia sobre La educación en la Segunda República en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense en un ciclo sobre La política cultural de la Segunda República organizando por la Fundación Pablo Iglesias. El jueves 10 di otra conferencia sobre Santiago Ramón y Cajal en la Fundación de Ciencia y Tecnologia de Portugal en un ciclo sobre Actores de la política científica, del que he informado en esta bitácora. Y escribí un texto sobre Las influencias institucionistas en el sistema científico español: entre el pasado y el futuro que aparecerá próximamente en la revista Abaco.

Actores de la política científica de Portugal y España

 El 10 y el 11 de diciembre de 2015 he participado en un coloquio organizado en Lisboa por el Arquivo de Ciencia e Tecnologia de la Fundaçao para a Ciência e a Tecnologia de Portugal dedicado  a analizar los discursos, las estrategias, los intereses de relevantes actores de la política científica portuguesa de la Primera República, del Estado Novo y del nuevo Portugal democrático, en el que ha descollado la labor de Mariano Gago, recientemente fallecido. Pero lamentablemente la intervención destinada a analizar las tareas de Mariano Gago en la reciente política científica portuguesa se canceló porque la persona que iba a asumir esa responsabilidad,  la historiadora María Fernanda Rollo, había sido elegida recientemente Secretaria de Estado de Ciencia, Tecnología y Educación Superior del nuevo gobierno socialista portugués, y por problemas de agenda no pudo acompañarnos en el coloquio.

Ciclo Atores

Los organizadores – Paula Meireles, Tiago Brandao, Madalena Ribeiro y Maria Fernando Rollo- estimaron conveniente que junto al análisis de destacados actores de la política científica portuguesa se efectuara también una presentación de la labor de Santiago Ramón y Cajal en la política científica española del primer tercio del siglo XX, dada la honda influencia que tuvo la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas, el organismo que presidió Cajal durante más de un cuarto siglo, en la Junta de Educaçao Nacional, creada en Portugal en 1928 por el Ministerio de Instrucción Pública para apoyar la investigación científica y los trabajos de lo investigadores portugueses. Esa presentación la efectué en la conferencia inaugural del coloquio en la que me apoyé en un power point que se puede consultar aquí.

En esos dos días de intercambio de experiencias con colegas portugueses he podido constatar el buen estado de salud de la historia de la ciencia en Portugal, de lo que ya informé en otro post anterior. Así, gracias a las intervenciones de varios colegas, he tenido ocasión de aprender de la labor desarrollada por los siguientes protagonistas de la política científica portuguesa del siglo XX.

Tiago Brandao presentó a Augusto P. Celestino da Costa (1884-1950), destacado integrante de la generación médica portuguesa de 1911 que renovó la enseñanza superior en su país. Fue un  admirador de la obra científica y política de Cajal.

Celestino da Costa

Celestino da Costa

Se formó científicamente al lado de Mark Athias en la Escuela Médico-Quirúrgica de Lisboa e hizo estudios de especialización en Berlín. Fue director de la Facultad de Medicina de Lisboa entre 1935 y 1942 y cofundador del Instituto de Histología y Embriología, campo científico en el que hizo contribuciones notables. Fue uno de los pioneros de la organización de la investigación científica en el Portugal del siglo XX llegando a ocupar, entre otras funciones dirigentes, la presidencia de la Junta de Educaçao Naciona (JEN), y después de su organismo sustituto: el Instituto de Alta Cultura (IAC) creado en 1936. Ayudó a fundar varias sociedades científicas vinculadas a las Ciencias Naturales, a los estudios pedagógicos y a la educación. Fue separado de su cátedra por el Gobierno en la purga política que llevó a cabo en las universidades portuguesas en junio de 1947, pero se le reintegró en sus funciones docentes enseguida después de ser tomado en cuenta su recurso de apelación.

Ana Cristina Martins analizó la labor del antropólogo y arqueólogo Antonio A.E. Mendes Correa (1888-1960) como destacado representante de la ciencia colonial portuguesa. Participó activamente en la exposición colonial de Oporto en 1934 y en el Congreso colonial portugués de 1949; se interesó por las ruinas portuguesas de Africa del Sur; intervino en la Junta de las Misiones Geográficas en Mozambique, fue director de la Escuela superior colonial.

Francisco Miguel Araujo dio cuenta de la trayectoria intelectual y la carrera académica de Amandio Joaquim Tavares (1900-1974), cuya labor científica se llevó a cabo fundamentalmente en el Instituto de Anatomía de Oporto, y en el Centro de Estudios de Anatomía Patológica creado en esa ciudad en 1941. Como gestor científico dirigió durante un cuarto de siglo, entre 1942 y 1967, el IAC (Instituto de Alta Cultura), promoviendo colaboraciones con universidades españolas e instituciones científicas como el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) por lo que el régimen franquista le distinguió con la condecoración de Alfonso X el Sabio en 1946 y la medalla al Mérito Civil en 1953. Fue además rector de la Universidad de Oporto entre 1946 y 1961. En este año publicó el trabajo O Instituto de Alta Cultura e Investigaçao Cientifica em Portugal.

El segundo día del coloquio, el viernes 11 de diciembre, se inició con la conferencia de José Luis Assis sobre Kaulza de Arriaga (1915-2004), conocido en la sociedad portuguesa por sus actividades como militar ya que dirigió en Mozambique a principios de la década de 1970 las operaciones bélicas contra el FRELIMO, el movimiento de liberación nacional mozambiqueño.  Pero Kaulza de Arriaga, que hizo estudios de Matemáticas e Ingeniería en la Universidad de Oporto tras haber sido Subsecretario de Aeronáutica entre 1955-1961, en el período en el que Portugal firmó su adhesión al Tratado fundacional de la OTAN el 4 de abril de 1959, fue nombrado presidente de la JEN, la Junta de Energía Nuclear de Portugal, cargo que ocupó entre 1967 y 1969 y 1973-1974. Durante su presidencia la JEN desplegó una muy activa política internacional, llevando a cabo acuerdos diversos con varios países europeos, Brasil, Africa del Sur, y España. En abril de 1968 se efectuaron conversaciones para la cooperación nuclear luso-española y en septiembre de ese mismo año Kaulza de Arriaga visitó instalaciones nucleares españolas, elaborando un amplio informe de su inspección que se conserva en los archivos de la Junta de Energía Nuclear portuguesa.

Leite Pinto

Francisco de P. Leite Pinto

Continuó el coloquio con la conferencia de Tiago Brandao: Francisco de P. Leite Pinto (1902-2000). Os pressupostos da “politica cientifica nacional” em Portugal. Este ingeniero, entusiasta de las invenciones técnicas, tuvo también una amplia cultura histórica. Se formó como ingeniero-geógrafo en Lisboa y París, donde fue “bolseiro” o becario de la Junta de Educaçao Nacional entre 1929 y 1934. Al regresar a su país inició una intensa carrera académica y política. Entre 1934 y 1940 fue secretario del Instituto de Alta Cultura, que sustituyó en el Estado Novo a la Junta de Educaçao Nacional. A partir de 1940 desempeñó una cátedra en la Universidad Técnica de Lisboa. Entre 1955 y 1961 fue ministro de Educación Nacional impulsando una reforma de la enseñanza técnica. En 1964 formó parte del Consejo de Gobernadores de la Agencia Internacional de Energía Atómica. Tras crearse la JNICT en 1967 fue nombrado inmediatamente su presidente el 22 de julio de 1967. Leite Pinto, cuyo pensamiento osciló entre la tecnocracia y el humanismo cristiano, fue uno de los destacados impulsores de la política científica nacional del Estado Novo. El 25 de abril de 1974 se exilió primero a Francia y luego al Brasil de donde retornaría años después a Portugal.

Abreu Faro

 

La última conferencia la impartió María Inés Queiroz quien presentó las actividades de Manuel José C.P. de Abreu Faro (1923-1999), destacado investigador,  promotor de las telecomunicaciones portuguesas y organizador del sistema científico-técnico de su país. Este ingeniero electrotécnico inició su carrera académica como asistente en una cátedra y laboratorio de medidas eléctricas entre 1947 y 1956. A partir de ese año asumió una cátedra de Telecomunicaciones realizando investigaciones sobre frecuencias acústicas y efectuando en 1962 y 1965 varios viajes a diversos países europeos como Francia, Holanda e Inglaterra para actualizar sus conocimientos. En la segunda mitad de la década de 1960 se convierte en una de las figuras clave de la política científica portuguesa acumulando responsabilidades. En 1964 elabora un estudio sobre la enseñanza superior en Portugal y es nombrado vicepresidente del Instituto de Alta Cultura. En 1966 asume la presidencia de la comisión de estudios de Energía Nuclear. En 1967 al crearse la Junta Nacional de Investigaçao Cientifica e Tecnológica (JNICT) es designado vicepresidente de ese organismo. En 1971 es designado subsecretario de Estado de Administración Escolar. A lo largo de esa carrera de gestor científico insistió, tal y como expuso en un importante discurso de 1968, en la centralidad que debía de tener la ciencia en los ámbitos educativo y económico de su país.

El coloquio finalizó con una mesa redonda sobre la gestión del legado de los científicos en la que intervinieron José Pedro David Ferreira, hijo del médico histologista José Francisco David Ferreira (1929-2012), discípulo de Celestino da Costa, Pedro Penteado, director de los servicios de archivística de la Dirección General del Libro, los Archivos y las Bibliotecas del gobierno portugués, Tiago Brandao y Tiago Santos Pereira, de la Fundaçao para a Ciência e a Tecnologia.

Tras la mesa redonda tuve la oportunidad de hacer una visita, guiado por Paula Meireles, a la biblioteca de la Fundaçao para a Ciencia e a Tecnologia, cuyo catálogo on line se puede consultar aquí  y a las magníficas instalaciones del Arquivo de Ciência e Tecnologia, en cuyos cuatro kilómetros lineales de documentación se custodia gran parte de la memoria de la ciencia portuguesa contemporánea. Parte de esos materiales están accesibles on line como puede comprobar quien visite su sitio web (ver aquí)

Arquivo FCT

Addenda: Todas las intervenciones del coloquio se pueden escuchar aquí.

Blas Cabrera, físico, humanista y profesor

Los Mundos de Brana

Einstein-y-Cabrera-pasean-por-Madrid_image2_380

En la fotografía aparecen dos hombres recorriendo las calles de Madrid. Uno de ellos es el  célebre Premio Nobel de Física Albert Einstein, al otro, por desgracia, nos cuesta identificarlo. Nos resulta difícil reconocer a Blas Cabrera, el padre de la Física Moderna en España. Un gran científico que, durante la primera mitad del siglo XX, contribuyó a la ciencia con importantes aportaciones propias, llevó a cabo una prolífica labor divulgativa de la Relatividad y la Mecánica Cuántica y logró que las investigaciones en Física y Química que desarrollaban en el territorio español despertasen interés a nivel mundial. Una persona cuya historia forma parte de la cultura científica, cuyo recuerdo debería permanecer.

Blas Cabrera Felipe, el primer hijo del abogado y notario Blas Cabrera Topham y de Antonia Felipe Cabrera, nació en Arrecife el 20 de mayo de 1878. Todavía era un niño que correteaba por las calles del lugar…

Ver la entrada original 1.871 palabras más

Charles C. Gillispie (1918-2015). In memoriam

El pasado 6 de octubre de este año de 2015 falleció a la edad de 97 años en Princeton Charles Coulston Gillispie, destacado historiador de la ciencia.

CharlesGillispie

Fotografía de Denise Applewhite. Office of Communications de la Universidad de Princeton

Mi colega Patrice Bret, con el que compartí seminarios y conversaciones en mi estancia parisina en el bienio 1993-1994 en el Centre d’histoire des sciences et des techniques de La Villette, ha difundido una noticia biográfica a través de la lista de distribución Theuth que me permito reproducir en esta bitácora por la sustantiva información que contiene.

Fondateur du Programme d’histoire des sciences à l’université de Princeton, Gillispie a formé plusieurs générations d’historiens américains et participé avec René Taton, durant la Guerre froide, à maintenir les relations scientifiques entre les deux blocs au sein de l’Union internationale d’histoire et de philosophie des sciences et en publiant avec Adolf Youschkevitch.
Hormis sa thèse sur la Grande-Bretagne (Genesis and geology: a study in the relations of scientific thought, natural theology, and social opinion in Britain, 1790-1850, Harvard, 1951, rééd. 1996) et un ouvrage tiré de son cours sur les idées scientifiques de Galilée à Einstein et traduit depuis dans une demi-douzaine de langues (The edge of objectivity: an essay in the history of scientific ideas, Princeton, 1960), l’essentiel de son oeuvre a été consacrée à la science française et spécialement aux rapports entre science, politique et société de la fin du XVIIIe siècle à l’Empire.
Gillispie Genesis and Geology
 
Outre son ouvrage majeur en deux volumes (Science and polity in France at the end of the old regime, Princeton, 1980, rééd. 2004 ; Science and Polity in France: The Revolutionary and Napoleonic Years, Princeton, 2004), il a publié aussi dans de nombreuses études particulières, dont certaines ont fait l’objet d’ouvrages sur Carnot, Laplace, Montgolfier et l’expédition d’Egypte (voir liste in fine).
Gillispie Science in France
Il a lui-même réédité une sélection de ses articles majeurs (Essays and reviews in history and history of science, American Philosophical Society, 2006), dont une partie concerne aussi la science française, et qui commence par la réédition d’un article d’ego-histoire.
Gillispie Essays

Gillispie reçut en 1997 le prix Balzan, rarement attribué en histoire des sciences, pour “the extraordinary contribution he has made to the history and philosophy of science by his intellectually vigorous, precise works, as well as his editing of a great reference work”. Ce dernier grand ouvrage, le fameux Dictionary of Scientific Biography (1970-1980) suffirait en effet à lui valoir la reconnaissance de la communauté internationale. Un livre d’hommages lui a été dédié en 2012 : Jed Z. Buchwald (ed.), A Master of Science History: Essays in Honor of Charles Coulston Gillispie. Springer, 2012.

Permettez-moi de terminer sur une touche plus personnelle. Charles Gillispie savait s’attacher davantage aux travaux des chercheurs qu’à leur statut institutionnel. Nous avons été en contact depuis 1987. Parce que j’avais relu son “Science and Secret Weapons Development in Revolutionary France (1792-1804). A Documentary History” (Historical Studies in the Physical Sciences, 23 (1992), 35-112) et lui avais fourni des compléments sur ces recherches croisaient les miennes, il avait eu la délicatesse de me proposer d’en être co-auteur. J’ai décliné cette offre généreuse qui m’aurait honoré parce qu’il travaillait sur ce sujet depuis près de 40 ans… Je conserve en mémoire la bienveillance de son accueil à Princeton et nos réunions et discussions lors de ses séjours annuels à Paris. A bien des égards, c’est par son intermédiaire et par celui de Janis Langins, de Toronto, que j’ai rejoint la communauté française d’histoire des sciences et des techniques alors que j’enseignais dans un lycée de banlieue.
Bien cordialement,
Patrice Bret
Centre Alexandre Koyré/EHESS-CNRS-MNHN
& Comité Lavoisier/Académie des sciences
 
Monographies
  • Lazare Carnot savant. A monograph treating Carnot’s scientific work (avec Adolf P. Youschkevitch,Princeton, 1971;trad. fr. Vrin, 1979)
  • The Montgolfier brothers and the invention of aviation, 1783-1784. With a Word on the Importance of Ballooning for the Science of Heat and the Art of Building Railroads, 1983 (trad. fr. Actes Sud, 1989)
  • (avec Michel Dewachter) Monuments of Egypt: The Napoleonic Edition. The complete plates of theDescription de l’Egypte, Princeton, 1987 (trad. fr. Hazan, 1989)
  • (avec la collaboration de Robert Fox et Ivor Grattan-Guinness) Pierre-Simon Laplace, 1749-1827: a life in exact science, Princeton, 1997 (réédition révisée de sa longue notice pour le Dictionary of Scientific Biography)
  • (avec Raffaele Pisano) Lazare and Sadi Carnot. A Scientific and Filial relationship, Springer, 2014 (comprend la réédition révisée de l’ouvrage de 1971).
Parmi ses contributions à des ouvrages collectifs non rééditées en 2006 :
  • “Science and Technology”, dans C.W. Crawley (ed.), War and Peace in an Age of Upheaval

    (New Cambridge Modern History, IX), 1965, p. 118-145

  • “Aspects scientifiques de l’expédition d’Egypte (1798-1801)”, dans Henry Laurens, L’expédition d’Egypte, 1798-1801, Colin, 1989

Esta información proporcionada por Patrice Bret puede complementarse con la página que la Universidad de Princeton ha puesto en línea dedicada a Gillispie (ver aquí).

 

Historia digital y humanidades digitales en Madrid: un balance quincenal a propósito de un congreso

El Segundo Congreso Internacional de Humanidades Digitales Hispánicas “Innovación, globalización e impacto” se va a celebrar en Madrid entre el lunes 5  y el miércoles 7 de octubre de 2015. Su sede principal será el Laboratorio de Innovación en Humanidades Digitales de la UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia) que dirigen Ricardo Mairal Usón y Elena González-Blanco García.  Las comunicaciones que se presentarán en él abarcan todos los ámbitos de producción y representación del conocimiento que interesan a los humanistas digitales: aquí se puede encontrar un listado de los autores y temas relacionados con el congreso, y un resumen de las intervenciones previstas.

Tras este congreso se celebrará también en la UNED el jueves 8 de octubre de una jornada de la European Association for Digital Humanities (EADH).

En el apretado programa  del mencionado congreso se entremezclan los estudios literarios digitales y proyectos más específicos de historia digital. La alianza entre las humanidades digitales y la historia digital es decisiva para afianzar esta nueva práctica de hacer historia en nuestros medios académicos y entornos sociales. De ahí que suscriba la respuesta que dio hace unos meses Scott Paul McGinnis en el texto “DH vs. DH and Moretti’s War” de su blog al escrito de Stephen Robertson, director desde el verano de 2013 del Roy Rosenzweig Center for History and New Media de la George Mason University, titulado “The Differences between Digital History and Digital Humanities”. Ambos escritos están accesibles en castellano en el excelente blog  Clionauta de Anaclet Pons. (ver aquí y aquí).

Esta entrada, correspondiente a mi particular balance quincenal sobre las novedades que se producen en la historia digital, pretende un triple objetivo:

  • desear un buen trabajo  a los congresistas que se van a reunir dentro de unos días en Madrid, en la UNED y en la otra sede del Congreso, el MediaLab Prado
  • constatar que investigadores que trabajan en Madrid empiezan a ubicarse en el mapa de las humanidades digitales que se expresan en castellano, ámbito que empieza a tener un cierto desarrollo como ha señalado recientemente Paul Spence en su blog (ver aquí)
  • y resaltar algunos de los proyectos y archivos digitales existentes en Madrid relacionados específicamente con la historia de esta ciudad. Una ciudad que ha llegado a ser rompeolas de las Españas, como la definiera Antonio Machado, abierta a todos los caminantes, y azotada o acariciada por los vientos procedentes de todos los puntos cardinales. Como sabe cualquier madrileño dos lugares emblemáticos de su ciudad son su barrio de Cuatro Caminos y su aeródromo de Cuatro Vientos.

En el Congreso se van a presentar varios proyectos relacionados con las humanidades digitales y la historia digital que se están desarrollando actualmente en universidades y centros de investigación madrileños. Los enumero a continuación:

El lunes 5 de octubre

José Alfredo Sánchez Álvarez de la UNED presentará el primer día del congreso una comunicación larga sobre “Mapas dinámicos como herramientas didácticas

Victoria Marrero Aguiar, Víctor Fresno, M.A Antonieta Andión Herrero, y José Luis Fernández Vindel de la UNED intervienen con su comunicación “Video4ELE-UNED. Recuperación y análisis de información multimedia en español académico”

Mirella Romero-Recio, María-Jesús Colmenero-Ruiz, Victoria Rasero-Merino,  Jorge Morato, de la Universidad Carlos III de Madrid informarán de “El almacén de la Historia, una colección digital para la investigación historiográfica“, generada por el proyecto de investigación Almahisto. Repositorio de historiografía española (1700-1939).  Su ventana dedicada a mostrar proyectos y recursos sobre historiografía tiene información valiosa. (ver aquí)

almacen de la historia

Ana García Serrano, Angel Castellanos, Juan Cigarrán,  de la UNED presentarán “De la preservación digital al acceso semántico de documentos históricos“.

José Antonio Moreiro González, María Eugenia Iglesias Moreno, Sonia Sánchez Cuadrado, de la Universidad Carlos III presentarán “Propuesta de una metodología para la extracción y creación de Gazetteers de entidades de nombre de forma automática en corpus de documentos medievales castellanos“.

Javier García-Algarra,Telefónica/UNED informará de una “Metodología de inmersión en la ingeniería software para humanistas digitales” dada su experiencia como ingeniero de Telefónica I+D e historiador de las telecomunicaciones. Sus entradas históricas en el blog Think Big son interesantes.

Álvaro Chaparro Sainz, LINHD-UNED,  Sonia Tascón Martínez, Universidad Carlos III. José María Imízcoz Beunza, Universidad del País Vasco y Elena González-Blanco García, UNED presentarán el proyecto “Basques: Una investigación histórica al servicio de las Humanidades Digitales“, cuyas objetivos se anuncian aquí.

Rosa Sebastià Asensi, LINHD-UNED presentará una comunicación sobre “Las Humanidades en las Redes Sociales“.

El martes 6 de octubre de 2015 los intervinientes vinculados a instituciones con sede en Madrid serán:

Guillermo de Jorge-Botana y José María Luzón de la UNED presentarán un “Sistema de evaluación automática de respuestas discursivas como método para aprender y pensar“.

Ana María Rivera Medina, Marta García Garralón, Roberto J. González Zalacain de la UNED y Álvaro Chaparro Sainz, del LINHD-UNED titulan su comunicación: “Investigar y enseñar la evolución histórica de los puertos atlánticos: El proyecto digital e-port”, del que se ofrece una presentación aquí

Cartografia atlantica

Dolores Romero López, Universidad Complutense de Madrid, presentará el panel “Hacia la Smartlibrary: Colecciones digitales con nuevas herramientas para las literaturas en español”, como el proyecto Mnemosine

Mnemosine

Ana López Cuadrado, del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, intervendrá sobre “El papel de los archivos en las Humanidades Digitales. Estado de la cuestión

Pares

Nuria Álvarez Ortiz y Virginia Ortiz-Repiso de la Universidad Carlos III presentarán un “Análisis comparativo de la oferta de educación en Humanidades Digitales en Europa“.

Respecto al miércoles 7 de octubre estas son las intervenciones previstas en el congreso de investigadores vinculados a instituciones madrileñas:

Daniel Escandell Montiel, Universidad de Salamanca y José Manuel Lucía Megías,Universidad Complutense de Madrid presentarán una comunicación sobre “Producciones de presencia de las Humanidades. El mundo digital como espacio público de legitimación” .

Carlos Arcila Calderón, Universidad Rey Juan Carlos I informará sobre “Adoption of ICTs by Communication Researchers for Scientific Diffusion and Data Analysis“.

María Elena Azofra Sierra, UNED, intervendrá sobre “La validación científica de los contenidos en el blogging especializado“.

Joaquín Luis Gómez-Pantoja Fernández Salguero,  Miguél Ángel Sicilia Urbán, Donato Fasolini y Eydel Rivero Ruíz, de la Universidad de Alcalá junto a Silvia Orlandi, Universitá di Roma Sapienza presentarán un panel sobre “Inscripciones antiguas con un poco de informática – El consorcio EAGLE e Hispania Epigraphica Online“.

Hispania Epigraphica

Evidentemente la historia digital que se hace en Madrid no se circunscribe a las mencionadas presentaciones. En este Congreso participarán varios historiadores digitales que trabajan en Madrid pero no están presentes varias iniciativas que están contribuyendo a un mejor conocimiento de la historia de Madrid en la Red, o que están permitiendo dar a conocer los tesoros culturales existentes en esos particulares lugares de la memoria que son los archivos, bibliotecas y museos madrileños.

A continuación selecciono algunos de los proyectos o iniciativas ausentes del mencionado congreso, relacionadas varias de ellas con el lugar donde trabajo: el Centro de Ciencias Humanas y Sociales (CCHS) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Por ejemplo en el entorno del Instituto de Economía, Geografía y Demografía del CCHS-CSIC se ha publicado HISDI_MAD. Esta infraestructura de datos espaciales de la ciudad de Madrid, de acceso libre en Internet, permite ver la evolución urbanística y demográfica de la capital española desde 1860 hasta nuestra época. El geoportal consta de tres visores: un visualizador cartográfico, un comparador de mapas y un visualizador sociodemográfico. Se ha efectuado siguiendo los estándares y normativas de interoperabilidad del Open Geospatial Consortium. La cartografía histórica utilizada se ha basado en el “plano de Madrid y pueblos colindantes” de 1900 del cartógrafo español Facundo Cañada López y en otros materiales cartográficos, fotografías aéreas y ortofotografías para el período 1860-2012. Este proyecto ha sido desarrollado por la Unidad de Sistemas de Información Geográfica (SIG) del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC cuyo investigador principal ha sido Diego Ramiro Fariñas, del mencionado Instituto de Economía, Geografía y Demografía del CSIC. En su desarrollo ha sido fundamental la colaboración entre el CCHS-CSIC y la Dirección General de Estadística del Ayuntamiento de Madrid.

HISDI-MAD

Precisamente el Ayuntamiento de Madrid viene impulsando desde tiempo atrás el proyecto Memoria de Madrid que alberga exposiciones virtuales, micrositios como una crónica gráfica de Madrid y una interesante biblioteca digital del patrimonio histórico del Ayuntamiento de Madrid. En ella se puede localizar por ejemplo un documento excepcional: el detallado estudio efectuado por la Oficina Municipal de Información sobre la ciudad de Madrid que se publicó en 1929 con magníficas fotografías aéreas, abundantes cuadros estadísticos y nutrida información sobre todos los aspectos de esta ciudad (ver aquí). La obra mereció una entusiasta crítica del periodista Luis Bello en las páginas del diario El Sol de 18 de marzo de 1930 (ver aquí).

Memoria de Madrid

Otro interesante producto digital elaborado hace ya dos años por investigadores madrileños, coordinados por Sandra Sáenz-López, ha sido el sitio web titulado 101 obras maestras. Ciencia y Arte en los museos y bibliotecas de Madrid, del que ya se informó en esta bitácora (aquí).

Obras maestras

En él el internauta puede hacer un atractivo paseo virtual por joyas científico-artísticas del patrimonio cultural madrileño. Diversos museos y bibliotecas han colaborado en esta iniciativa facilitando el acceso a tesoros de la herencia cultural que custodian. Varias de esas instituciones están llevando a cabo una importante labor a favor de la historia digital. No solo las grandes instituciones estatales como el Museo Nacional del Prado, con su galería online, o la Biblioteca Nacional de España, cuya Hemeroteca Digital es una herramienta de consulta obligada para cualquier historiador, sino otros museos menos conocidos que disponen de una activa política digital como el de la Fundación Lázaro Galdiano, que acaba de inaugurar la exposición temporal “La fortuna de los libros” en la que se pueden admirar 28 joyas bibliográficas de su magnífica biblioteca.

Dado que soy investigador del CSIC, donde desde 1998 he estado promoviendo iniciativas a favor de la historia digital, como consta en los sitios web www.pacifico.csic.es y www.ceimes.es, quisiera resaltar para finalizar esta entrada la magnífica labor que está llevando a cabo desde hace tiempo la Unidad de Recursos de Información Científica para la Investigación que coordina la Red de Bibliotecas y Archivos del CSIC. Una visita a su portal Simurg donde se agrupa la colección de fondos patrimoniales del CSIC, digitalizados según un plan director de digitalización, ofrece numerosas sorpresas agradables.

Simurg

Además las bibliotecas especializadas del CSIC han impulsado proyectos específicos. Así la Biblioteca Tomás Navarro Tomás del Centro de Ciencias Humanas y Sociales ha desempeñado una importante labor para hacer visible Manuscript@CSIC en el que se han digitalizado fondos manuscritos en árabe, hebreo, aljamiado, persa y turco, o el Catálogo Monumental de España, gran proyecto cultural que impulsó a principios del siglo XX el político e historiador liberal Juan Facundo Riaño.

Catalogo monumental

A su vez el Real Jardín Botánico de Madrid no solo ha impulsado una magnífica biblioteca digital, sino que entre sus recursos on line ofrece acceso libre a la extraordinaria colección de Dibujos de la Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada (1783-1816) que dirigiera desde Bogotá por largo tiempo el médico, botánico e impulsor de la ciencia ilustrada en ese virreinato americano el gaditano José Celestino Mutis. Sobre esta expedición existe una ingente bibliografía. Cabe destacar el reciente artículo de José Ramón Marcaida y Juan Pimentel, “Green treasures and paper floras: the business of Mutis in New Granada (1783-1808)” (ver aquí).

Dibujos Mutis

Émilie du Châtelet, forgotten encyclopédiste?

Voltaire Foundation

Gabrielle Émilie Le Tonnelier de Breteuil, marquise du Châtelet (1706-1749), portrait by Maurice Quentin de la Tour. (Wikipedia.org) Gabrielle Émilie Le Tonnelier de Breteuil, marquise du Châtelet (1706-1749), portrait by Maurice Quentin de la Tour. (Wikipedia.org)

Émilie du Châtelet was a great many things: mathematician, natural philosopher, translator of Newton, successor of Leibniz and Wolff, lover and scientific companion of Voltaire, and various other sundry pursuits. She was not, however, nor is she today, widely considered as a contributor to the Encyclopédie. No mention of her is made in either D’Alembert’s “Discours préliminaire”, or in any of the other “Avertissements & Errata” paratexts that accompanied the Encyclopédie’s publication. Logically then, she is also not to be found in any of the exhaustive lists and inventories of encyclopaedic authors compiled by later scholars such as Richard Schwab and Frank Kafker.[1]

This accepted wisdom, however, is now being brought into question thanks to renewed interest in Du Châtelet not merely as a translator…

Ver la entrada original 1.217 palabras más

Historia digital: mis favoritos de la primera quincena de septiembre 2015

Tras el paréntesis vacacional del mes de agosto mi periscopio sobre la historia digital vuelve a ponerse en funcionamiento.

En esta ocasión mi atención se ha concentrado en media docena de trabajos llevados a cabo en instituciones británicas y norteamericanas que pueden llamar quizás la atención de los lectores de esta bitácora.

El primero es un recurso online creado en Londres por un equipo de historiadores, mayoritariamente británicos. Está enfocado a hacer la enseñanza de la historia más interactiva y atractiva a través del uso de infografías, mapas interactivos, narraciones visuales y vídeos animados.

 

Made from history

Sus contenidos están estructurados en los cuatro “topics” que se señalan más arriba sobre Historia antigua, Edad Media, Primera Guerra Mundial, Segunda Guerra Mundial, a los que se han añadido otros dos: sobre la Guerra Fría y los Derechos Civiles.

Los tipos de entradas que contiene este magnífico portal han sido organizados por sus redactores de la siguiente manera:

Competición o concursos Datos o FechasGalería de imágenes, – por ejemplo sobre el papel desempeñado por los animales en la Primera Guerra Mundial, fuesen caballos, perros o palomas (ver aquí), Gráficos, como una infografía sobre la maquinaria bélica que se movilizó durante la Primera Guerra Mundial y las matanzas que produjo (ver aqui), Listas, -aquí destaco el post sobre el impacto de la Primera Guerra Mundial en 52 artistas (ver aquí), Mapas, Noticias, Preguntas, Líneas del tiempo, sección en la que podemos encontrar un clarificador timeline de las mortíferas batallas que se sucedieron en el frente occidental europeo de la Primera Guerra Mundial entre 1914 y 1918 (ver aquí) o una magnífica infografía que muestra la historia del hip hop desde 1925 hasta 2011 (ver aquí), y vídeos.

Se completa la abundante y excelente información que ofrece este portal con un directorio (ver aquí) en el que se accede a numerosos websites educativos, como Spartacus educational,  sobre la historia universal como el Digital Atlas of Roman Empire,  y de historiadores e instituciones británicas.

En el ámbito de los avances que la historia digital está produciendo en el campo de la historia de la ciencia, de la medicina y de las técnicas destacaré el magnífico trabajo que se está llevando a cabo en el Dittrick Museum of Medical History del Dittrick Medical History Center del College of Arts and Sciences de la Case Western Reserve University de Cleveland en Ohio.

 

 

Ditrick Medical Historical Center

En él se custodian una importante variedad de colecciones, – de artefactos, libros raros, archivos e imágenes- relacionados con la historia de la medicina. Por ejemplo su visitante podrá contemplar una valiosa colección de microscopios, la más importante colección de instrumentos quirúrgicos de Estados Unidos, una amplia colección histórica de contraconceptivos  y cartas de Darwin.

En el blog del museo Brandy L. Shillace, que trabaja desde 2013 como conservadora de sus colecciones además de editar la revista Culture, Medicine and Psychiatry, ha publicado una entrada titulada “Embracing Digital History: How Medicine Became Modern” (ver aquí) para explicar el proyecto en el que se ha embarcado ese museo. En él se mostrarán parte de sus colecciones en pantallas gigantes táctiles donde los visitantes podrán tocar los objetos e interactuar con ellos, haciendo zoom por ejemplo o girándolos, y conocer de una manera más atractiva las historias que hay detrás de esos artefactos.

Esta autora efectuó asimismo en la publicación online H-Sci-Med-Tech del consorcio H-Net Humanities and Social Sciences Online una interesante reflexión sobre el futuro de las colecciones museísticas en la era digital en su texto “Museums and the Muse: The Future of Collections in a Digital Age” (ver aquí). En él explicó entre otras cosas cómo la apuesta por lo digital de los museos favorece la interconexión y la interfaz entre varias esferas y mundos, entre lo real y lo virtual, y la diseminación de sus colecciones. Así sucede por ejemplo con la Wellcome’s online image database, del prestigioso Wellcome Institut de Londres, que permite circular colecciones médicas alrededor del mundo. Se genera así una convergencia entre exhibición, interacción y alcance social. De esta manera en el futuro los museos médicos han de ser concebidos como centros interdisciplinarios para las humanidades médicas. En ellos las humanidades y las ciencias sociales ofrecerán nuevas perspectivas de análisis para favorecer la exploración de la dimensión humana de la medicina.

También en el ámbito de la historia de la medicina destacaré el importante proyecto titulado Venereal Disease Visual History Archive destinado a hacer visibles los múltiples materiales, como posters, infografías, películas, usados en las grandes campañas educativas desplegadas en los Estados Unidos en la década de 1930 para combatir las enfermedades venéreas como la sífilis y la gonorrea. Se estima que a principios del siglo XX una décima parte de la población norteamericana había contraido la sífilis en algún momento de sus vidas.

Venereal Disease Archive Home

El proyecto ha sido creado en el entorno creativo del New Media Lab de la universidad neoyorquina CUNY por Erin Wuebker quien realizó una tesis doctoral sobre el signficado cultural de las campañas de salud pública efectuadas en los Estados Unidos durante las décadas de 1930 y 1940 para combatir las enfermedades venéreas. Con motivo de su investigación acumuló un valioso archivo de materiales iconográficos que ahora pone a disposición de investigadores, educadores y estudiantes en este magnífico repositorio digital.

Finalmente quiero llamar la atención acerca de resultados sobresalientes producidos por la labor digitalizadora de grandes instituciones académicas europeas y norteamericanas.

Así en un artículo del diario The Guardian Jonathan Jones (ver aquí) ha elogiado, con toda razón, la gran labor que está llevando a cabo la biblioteca Boldeiana de Oxford (ver aquí) para poner en línea sus tesoros y facilitar que estén al alcance de los internautas.  En sus fondos se encuentra por ejemplo esta magnífica ilustración

Parabeik illustrating royal scenes (18th century): illustrated books called parabeiks are a traditional part of Myanmar’s culture and this one is full of dazzling images of the royal court and army including this brilliantly painted parade of military elephants. Photograph: @ Bodleian Libraries, University of Oxford

Parabeik illustrating royal scenes (18th century): illustrated books called parabeiks are a traditional part of Myanmar’s culture and this one is full of dazzling images of the royal court and army including this brilliantly painted parade of military elephants. Photograph: @ Bodleian Libraries, University of Oxford

La Biblioteca de la Universidad de Cambridge, rival de la Oxford, también está ubicando sus colecciones asiáticas en su biblioteca digital, particularmente las relacionadas con la civilización china, como nos informa Allison Meier en este artículo de Hyperallergic (ver aquí). Entre ellos cabe destacar un extraordinario Manual de Caligrafía y Pintura (Shi zhu zhai shu hua pu) multicolor de mediados del siglo XVII cuya digitalización ha sido toda una proeza técnica por el deteriorado estado de conservación en el que se encontraba. De hecho no estaba permitido abrirlo, ni siquiera para consultas o estudios especializados. Ahora tiene una licencia Creative Commons. Está considerado el primer libro chino impreso con la técnica de xilografía polícroma conocida como douban inventada y perfeccionada por Hu Zhengyan (1584-1674). Contiene, en forma de acuarelas, exquisitas impresiones de pájaros, plantas, flores, piedras y frutas como ha subrayado también José Ángel González en las páginas del diario digital español 20 minutos (ver aquí). Los responsables de la biblioteca de la Universidad de Cambridge consideran que “quizás es el más hermoso conjunto de ilustraciones de la historia”.

‘Manual of Calligraphy and Painting’ (‘Shi zhu zhai shu hua pu’) (Chinese, 1633), polychrome xylographic print (courtesy Cambridge University Library)

‘Manual of Calligraphy and Painting’ (‘Shi zhu zhai shu hua pu’) (Chinese, 1633), polychrome xylographic print (courtesy Cambridge University Library)

 

Un oriol come una cereza en una de las láminas del manual chino de 1633 (Cortesía de Cambridge University Library)

Un oriol come una cereza en una de las láminas del manual chino de 1633 (Cortesía de Cambridge University Library)

Dejo para el final otro regalo que se nos ofrece desde Estados Unidos. Me refiero en este caso al relevante trabajo llevado a cabo por la Library of Congress que nos ofrece una magnífica versión digital (ver aquí) de otro clásico de la ciencia universal, en este caso de factura europea, como es el Theatrum orbis terrarum de 1570, una de las grandes obras geográficas del siglo XVI. Considerado el primer atlas moderno fue realizado por el geógrafo y cartógrafo flamenco Abraham Ortelius (1527-1598), y publicado en Amberes.

A través de 182 imágenes de gran calidad podemos hacernos una idea de cómo se imaginaban el mundo conocido los centros de vanguardia del saber europeo de aquella época.

Theatrum Orbis Terrarum

Showing the Instruments: Vesalius and the Tools of Surgery and Anatomy

REMEDIA

By Allen Shotwell

In the dedication to his famous De humani corporis fabrica of 1543, Andreas Vesalius made a deliberate connection between surgery and anatomy. Both surgery and the dissection of bodies to study anatomy relied on manual skills, according to Vesalius, and both topics had fallen out of favor. “Although [surgery] alone was developed by physicians and they strained every nerve in acquiring it, in the end it began to collapse pitifully when those same physicians discarded work of the hands for others to perform and ruined anatomy”.[1]

The skills of the dissector and the skills of the surgeon were connected to each other, and both activities required a variety of instruments to perform. While the stunning images of the body found in the Fabrica sometimes distract with both their artistic and scientific appeal, it’s important to remember that Vesalius’s great work contained pictures of instruments as well…

Ver la entrada original 1.180 palabras más

Historia digital: mis favoritos de la segunda quincena de julio 2015

Esta entrada corresponde a mi sexta aproximación quincenal- iniciada en mayo pasado- sobre los avances que se están produciendo en la práctica de la historia digital.

En esta ocasión voy a dar cuenta de cuatro iniciativas de historiadores digitales que me han llamado la atención durante la segunda quincena de julio de este año 2015. Dos han sido efectuadas en Europa, una en Alemania y la otra en Francia. Y otras dos en uno de los países latinoamericanos como es Chile.

Respecto a proyectos promovidos en Europa por Archivos y Bibliotecas Digitales merece llamar la atención sobre la labor emprendida por el MDZ (Münchener Digitalisierungszentrum) y el portal Bavarikon, de los que ha informado recientemente una entrada del Ejournals@Cambridge (ver aquí).

El Centro Muniqués de Digitalización  [Münchener Digitalisierungszentrum] (MDZ) ofrece acceso digital libre a una amplia gama de fuentes históricas – manuscritos, mapascartogramas y diagramas sobre las estadísticas bávaras del siglo XIX, periódicos, revistas, fotografías, partituras musicales – pertenecientes a la Biblioteca Estatal de Baviera y a otras instituciones culturales bávaras.

MDZ de Baviera

Por ahora hay disponibles más de un millón de obras digitalizadas y cien mil imágenes. Aunque el grueso de los materiales históricos disponibles están, evidentemente, en alemán, se puede acceder a numerosos textos escritos en lengua castellana. El método de búsqueda es fácil como se explica a continuación en la traducción al italiano que tiene el portal. También existe traducción al inglés.

MDZ de Baviera busqueda

Haciendo las búsquedas oportunas podemos por tanto acceder a numerosas fuentes relacionadas con la historia de España como se puede apreciar a continuación. Claro está también a la de otros países iberoamericanos u otros externos al ámbito cultural germánico.

MDZ España

También a materiales históricos relacionados con la producción cultural y científica española traducidos al alemán como es el caso de esta importante obra de Santiago Ramón y Cajal, editada en Leipzig en 1896.

Entre los importantes proyectos en curso en los que está implicado el MDZ – como sucede con el BLO, die Bayerische Landesbibliothek Online,  que es el portal sobre la historia y la cultura del Estado libre de Baviera – sobresale Bavarikon.

Bavarikon

Este portal pretende reunir y mostrar de manera innovadora los tesoros culturales y científicos bávaros. Técnicas de zoom permiten ver, por ejemplo, detalles del imponente cuadro  “La batalla de Alejandro Magno en Issos” (ver aquí) del pintor renacentista Albrecht Altdorfer.  Gracias a la tecnología 3D podemos también contemplar desde todas las perspectivas la estatua Judith con la cabeza de Holofernes del escultor renacentista Conrad Meit (ver aquí).

Merece destacarse la sección Themen o Topics donde se ofrece, por ahora, una magnífica información, con acceso a numerosas fuentes digitalizadas, sobre la vida y la obra del miniaturista del siglo XV Berthold Furtmeyr,  el rey Luis II y su época, el significado de la fiesta de la cerveza en la cultura bávara y sobre la importante experiencia política que hubo en Baviera entre finales de 19118 y principios de 1919: la república de los consejos obreros de Baviera, o república soviética bávara.

Bavarikon Topicos

En cuanto a proyectos relacionados con la visualización y la realidad virtual del pasado me interesa informar del proyecto Bretez, una singular experiencia en las calles del Paris del siglo XVIII impulsada por la Universidad Lyon 2 (ver aquí).

En él la musicóloga Mylène Pardoen ha reconstituido el ambiente sonoro de un barrio de Paris en el siglo XVIII: el del Gran Châtelet. En efecto, gracias a una asociación entre historiadores y especialistas en 3D disponemos de una fascinante reconstrucción histórica sonora, como ha destacado Laure Cailloce en una entrada de CNRS Le Journal (ver aquí). En un video se nos invita a recorrer la zona comprendida entre el puente au Change, que estaba situado frente a la actual plaza de Châtelet y el puente de Notre-Dame, en el marco del Paris cartografiado por el célebre plan Turgot-Bretez de 1739. Bretez fue el ingeniero encargado del alzado de las calles e inmuebles de la capital francesa que el visitante del video puede recorrer.

Durante ocho minutos y medio y a través de 70 cuadros sonoros recorremos esa zona de Paris escogida por Mylène Pardoen porque concentraba el 80% de los ambientes sonoros del París de la época por dos razones. Por las actividades de quienes se concentraban allí -comerciantes, artesanos, lavanderas al borde del Sena- y por la diversidad de acústicas que se podían percibir en ese entorno.

El variado paisaje sonoro ha sido reconstruido a partir de documentos históricos, como le Tableau de Paris, publicado en 1781 por Louis-Sébastien Mercier, y gracias a trabajos de historiadores como Arlette Farge, Alain Corbin, conocido por sus investigaciones sobre la historia de los sentidos, o Youri Carbonier, especialista en la arquitectura parisina de aquella época.

El proyecto, presentado en el salón Innovatives SHS de la Cité des Sciences et de l’Industrie -donde el autor de esta bitácora hizo una estancia postdoctoral allá por 1993-1994 – está destinado a mostrar cómo gracias a las nuevas tecnologías se pueden poner en valor los patrimonios urbanos.

He aquí el video para disfrutar por un paseo sonoro por el Paris del siglo XVIII.

Finalmente, y situándome en el continente americano, quisiera destacar a continuación dos iniciativas efectuadas en Chile a favor de la historia digital. Continúo así dando cuenta de la labor de historiadores digitales latinoamericanos como ya hice en entradas anteriores para el caso de Brasil (ver aquí) , o de Argentina (ver aquí).

Me refiero en primer lugar a Memoria Chilena. Portal de la Cultura de Chile. Este sitio web es un magnífico centro de recursos digitales que ofrece documentos y contenidos originales relacionados con el patrimonio cultural chileno. El portal pone al alcance de navegantes de todo el mundo, en forma libre y gratuita, las colecciones de la Biblioteca Nacional de Chile y de otras instituciones culturales chilenas. En él se acceden a varios minisitios que albergan resultados de investigaciones dedicadas a personajes, acontecimientos, obras o procesos de la historia chilena. Cada cápsula contiene una presentación; una selección de contenidos multimedia (documentos, imágenes y en algunos casos archivos audiovisuales); una bibliografía especializada; una cronología con los principales hitos, o investigaciones.

Memoria chilena

Son de particular interés en la sección -o pestaña- temas el área de ciencia y tecnología. Ahí se pueden visitar 17 micrositios dedicados a la innovación tecnológica. En ellos hay numerosa información sobre los ferrocarriles chilenos, la ingeniería militar durante la época colonial, la ingeniería en el siglo XIX, los empresarios del siglo XIX, la exposición internacional de 1875 o la presencia de Chile en las exposiciones universales. También 11 micrositios sobre investigación científica que son los siguientes: cosmografías americanas, la expedición franco-española (1735-1744),  viajeros franceses en Chile, los viajeros ingleses, Robert Fitz-Roy: Narrative of the Surveying of H.M.S. Adventure and Beagle between the years 1826 and 1836; desarrollo de la geografía en Chile en el siglo XIX, Rodulfo Amando Philippi (1808-1904); profesionalización de la Medicina en Chile (1750-1930)  la asistencia médica del parto en Chile, 1834-1940, la ingeniería en el siglo XIX, y las ciencias exactas en Chile (1930-2010). Y 9 micrositios sobre transporte y telecomunicaciones: cinco sobre ferrocarilles y otros cuatro sobre los sistemas de transporte público en Santiago, la navegación fluvial en el siglo XIX en el río Maule, la radio en Chile (1922-2000) y los orígenes de la televisión chilena.

Asimismo para quienes están interesados en el exilio de los republicanos españoles en diversos países latianomericanos, como es el caso del autor de esta bitácora, tiene especial valor la magnífica información recogida en la subsección demografía y migración  de la sección historia de la pestaña temas sobre la que me llamó la atención mi amigo Juan Jesús Morales Martín, historiador de la sociología y especialista en el gran sociólogo exiliado José Medina Echevarría.

En esa subsección se accede por ejemplo al libro Madre España: homenaje de los poetas chilenos Vicente Huidrobro, Carlos Préndez Saldías, Pablo de Rokha, Gerardo Seguel, Pablo Neruda  y otros, con dedicatoria a Federico García Lorca, y epílogo de la filósofa exiliada María Zambrano fechado en Santiago de Chile en enero de 1937; al magnífico libro Caricaturas. La política, la literatura y el arte vistos por Romera. En esta obra del dibujante, caricaturista y crítico de arte Antonio Romera (1908-1975), que llegó a Chile apenas cumplidos los treinta años, se encuentran caricaturas de un importante elenco de personajes americanos y europeos. De entre ellas  he elegido la correspondiente al homenaje que hizo en Lyon en 1937 Romera a su amigo, y probablemente maestro, Lluis Bagaría (Barcelona 1882-La Habana 1940), y la de un joven médico, que luego sería muy importante en la historia chilena y mundial: el doctor D. Salvador Allende.

 

Bagaría por Romera

Salvador Allende

Asimismo, entre otros interesantísimos materiales, también se accede a una galería iconográfica en la que hay diversas imágenes relacionadas con el viaje de 1939 del Winipeg, el barco de la esperanza, en el que arribó a Chile un destacado conjunto de republicanos españoles exiliados.

Memoria de Chile Exiliados españoles

Y en segundo lugar doy cuenta del sitio web Lugares de Ciencia. Patrimonio científico y tecnológico de Santiago de Chile, creado por un equipo de investigadores de la Universidad Andrés Bello, y sobre el que ha llamado la atención recientemente José Fernández en su magnífico sitio web (ver aquí).

En él se presentan 31 espacios singulares de la capital chilena en los que se condensa la historia científica y tecnológica de ese país andino y que el ciudadano actual puede visitar. Esos treinta y un lugares, construidos entre 1850 y 1940, se han agrupado en seis categorías: Energía, Comunicaciones, Territorio, Salud, Industria y Transporte.

Cada uno de los lugares se presenta con una serie de fotografías históricas y una reseña informativa en la que se da cuenta de los principales avances científico y tecnológicos que allí se desarrollaron. Es posible asimismo conocer la ubicación de cada uno de estos lugares en un mapa donde están geolocalizados los mencionados lugares.

Chile lugares de ciencia

Goethe, pensar la ciencia con el espíritu del arte

Los Mundos de Brana

“Goethe in the Roman Campagna” por Johann Heinrich Wilhelm Tischbein “Goethe in the Roman Campagna” por Johann Heinrich Wilhelm Tischbein

“Si nos aventuramos en el conocimiento y en la ciencia, lo hacemos tan sólo para regresar mejor equipados para la vida.” Johann Wolfgang von Goethe

Johann Wolfgang von Goethe es más conocido como poeta y novelista fundador del movimiento “Sturm und Drang” (“Tempestad e ímpetu”), considerado el preludio del Romanticismo alemán, que como científico. Sin embargo, su afán por conocer y comprender los misterios de la naturaleza inunda el conjunto de su obra literaria. La mirada del poeta se complementaba a la del científico. Su atracción por la ciencia se unía a su pasión por el amor y la literatura, necesitaba saber “lo que mantiene íntimamente unida a la naturaleza” (Fausto).

Goethe deseaba estudiar jurisprudencia en la Universidad de Göttingen, de fuerte influencia pragmática inglesa, pero su padre lo mandó a la cosmopolita Universidad de Leipzig que Goethe definió…

Ver la entrada original 835 palabras más

Historia digital: mis favoritos de la primera quincena de julio 2015

Expongo a continuación una serie de proyectos, reflexiones, repositorios, exposiciones virtuales que he detectado en mis paseos de internauta y que dan buena prueba de la creciente potencia  de la historia digital. Sigo así con la labor, iniciada semanas atrás, de crear un pequeño observatorio para informar a los lectores de esta bitácora de los avances de las nuevas prácticas de hacer historia y comunicarla al gran público.

1021b

Empiezo llamando la atención sobre el post  The Journal of American History in the Digital Age (ver aquí) publicado en Process. A blog for American history. En él se informa del panel celebrado el pasado 18 de abril 2015 “The JAH in the Digital Age” celebrado en el marco del mitin anual de la sociedad de historiadores norteamericanos.  Allí se abordaron las implicaciones que tiene la era digital para el Journal of American History o cómo puede esta publicación servir a la historia digital. En este sentido esta revista ha desarrollado la serie denominada Metagraph en la que se reseñan monografías con un componente digital importante. Esta serie se inauguró en junio de 2014 con el interesante artículo de Cameron Blevins “Space, Nation, and the Triumph of the Region. A View of the World from Houston”. (ver aquí). En él se muestra cómo un periódico de Texas de finales del siglo XIX, en la era de la integración nacional, construyó una geografía imaginada dominada por las conexiones regionales. El artículo tiene un importante componente visual elaborado en el marco del Spatial History Proyect de la Universidad de Stanford del que ya dí cuenta en otro post anterior.

Enumero ahora una serie de iniciativas en las que diversos historiadores norteamericanos estudiosos del movimiento obrero exploran cómo mejorar la visualización de datos o se esfuerzan por hacer accesibles on line fuentes valiosas sobre su historia.

Así el historiador Tobias Higbee está transformando la información contenida en el libro “American Labor Who’s Who”, publicado en 1925, en un objeto visual en el que se puedan mostrar las redes de los trabajadores norteamericanos presentes en ese directorio de la década de 1920. En él están representados activistas sindicales, defensores de los derechos civiles y de los derechos de los inmigrantes, políticos progresistas, cooperativistas. El proyecto de Tobias Higbee está auspiciado por la UCLA Library and Center for Digital Humanities.

2015may-laborgraph.bigger_mid

Conectada con la historia del movimiento obrero norteamericano está la Joseph A. Labadie Collection de la University of Michigan Library (ver aquí) formada por más de dos millares de posters. Como se explica en este artículo de Allison Meier, “The Revolution has been digitized: explore the oldest archive of radical posters” publicado en Hyperallergic. Sensitive to Art and its Discontents (ver aquí) esta colección acaba de ser digitalizada de modo que sus posters sobre anarquismo, feminismo, luchas por los derechos civiles, movimiento obrero y otros movimientos políticos están accesibles on line. El fundador de la colección Joseph A. Labadie fue un anarquista, organizador del movimiento obrero en el área de Detroit a principios del siglo XX.

 

labadiecollectionposter07

labadiecollectionposter06

 

Pasando ahora al ámbito de la historia de las ciencias, donde también se están produciendo magníficas iniciativas en el ámbito de la historia digital, destacaré las siguientes.

En primer lugar la interesante exposición “Fantastic Worlds: Science and Fiction, 1780-1910” que acaba de inaugurarse en la Smithsonian Libraries Exhibition Gallery en el National Museum of American History de Washington. Los organizadores invitan al visitante a viajar por la superficie de la luna, por el centro de la Tierra, y por las profundidades de los océanos para conocer los descubrimientos e invenciones que inspiraron grandes obras de ficción literaria del siglo XIX, como las de Julio Verne. Quien no pueda visitarla in situ está invitado a pasear por ella virtualmente. (ver aquí). En el momento en el que elaboro este post sólo se pueden visitar virtualmente cuatro de las siete secciones en las que está dividida: Terra Incognita, La era de los aeronautas, Mundos infinitos y El cuerpo eléctrico.

Fantastic Worlds

 

 

Terra Incognita está destinada a mostrar el gran ciclo de exploraciones geográficas del siglo XIX como los viajes a los Polos y la exploración del interior del continente africano. La era de los aeronautas presenta los progresos en la obsesión por volar de los seres humanos a partir del invento en 1783 del globo aerostático por los hermanos Montgolfier. A partir de entonces en la conquista del aire a través de la navegación aérea se entremezclaron observaciones científicas, espíritu de aventura y afán de entretenimiento. En la exposición se distingue el papel de los globos y de las máquinas aladas, precursoras de los aviones, en esos viajes aéreos. Mundos infinitos se centra en darnos a conocer la exploración del universo por los astrónomos para buscar vida extraterrestre y cómo nuevas teorías acerca de la existencia de una pluralidad de mundos alimentaron la imaginación de escritores y  artistas. También se presta atención al papel desempeñado por nuevos dispositivos visuales como la fotografía y la linterna mágica contribuyeron a popularizar la astronomía acercando el cielo a la tierra como se aprecia en la gran obra divulgativa del astrónomo francés Camille Flammarion, cuya influencia en Julio Verne es relevante. El cuerpo eléctrico se interesa en mostrar cómo el afianzamiento de la química y de la electricidad a principios del siglo XIX ofreció nuevas herramientas para intentar dar respuesta al problema de la naturaleza de la vida. Se invita al visitante a acercarse a los experimentos de Luigi Galvani quien consideraba la electricidad como una fuerza de la vida; a los de Alessandro Volta quien rechazó la teoría de la electricidad animal de Galvani, sosteniendo que eran ciertos fluidos los conductores de la electricidad, fundamento de su pila voltaica de 1800; a los Giovanni Aldini quien se dedicó a hacer sensacionales experimentos eléctricos por toda Europa para mostrar la pertinencia de las teorías de su tío Galvani. En esa controversia participaron actores diversos, desde médicos a escritores, en ambas orillas del Atlántico. E inspiró uno de las más interesantes obras de ciencia ficción del siglo XIX: Frankenstein, o el moderno Prometeo de Mary Shelley. En esta obra se presentó, quizás por primera vez, el rostro oscuro de la ciencia, producido por los efectos de una desenfrenada ambición científica.

Breve información de las otras tres secciones – Rise of the Machines, Sea Change , Underworlds – se puede obtener en este documento (ver aquí) que contiene información de interés sobre esta exposición, una de las atracciones para quienes tengan la suerte de visitar la capital norteamericana este verano de 2015.

Washington exposicion 2

Relacionados en cierta medida con los contenidos de esta exposición tenemos dos objetos científicos que gracias a los avances de la historia digital podemos ahora tener accesibles y conocerlos en profundidad.

Me refiero a una reproducción tridimensional de un globo celeste de 1792, basado en observaciones de Giovanni Cassini que, gracias a un magnífico trabajo del OML’s Digital Imaging Center del Smith Center for Cartography Education de la Osher Map Library de la University of Southern Maine en Portland, está accesible al internauta, quien lo puede explorar en todos sus detalles. (ver aquí).

globo celeste

 

Y al libro Les Roses, publicado entre 1817-1824, por el botánico francés  Pierre-Joseph Redouté (1759-1840) conocido como “el Rafael de las flores“.

4-faces-of-pj-redoute

Esta obra, un compendio científico de la botánica de las rosas, con ilustraciones de gran belleza, ha sido digitalizada por la Library of Congress (ver aquí). Forma parte de la colección Lessing J. Rosenwald de esa magnífica biblioteca. Elizabeth Gettins ha escrito un post en el blog de la Library of Congress (ver aquí) para darnos detalles de quien fue Redouté, de sus conexiones con la emperatriz Josefina, de las características de Les roses y de su impacto en los círculos científicos del primer tercio del siglo XIX que la reconocieron como una obra maestra de la ilustración botánica gracias a sus 170 grabados. La autora del post también nos informa de otros importantes recursos sobre botánica e ilustración botánica ofrecidos por la biblioteca del Congreso en su sección de Science, Technology and Business.

 

roses pierre-joseph-redoute

 

Situándonos en Europa daré cuenta en esta ocasión del proyecto digital Agustín de Betancourt, impulsado por la Fundación Canaria Orotava de Historia de la Ciencia en colaboración con el Centro de Estudios Históricos de Obras Públicas y Urbanismo (CEHOPU) y el CEDEX del Ministerio de Fomento del gobierno de España, y la Fundación Juanelo Turriano.

Betancourt cronologia

Su objetivo es la recuperación, digitalización y puesta en valor en Internet de la obra de uno de los ingenieros ilustrados más relevantes que hubo en la Europa de finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX como fue el caso del ingeniero e inventor canario Agustín de Betancourt (1758-1824) Sus inquietudes científicas le llevaron a formarse como ingeniero de caminos en la prestigiosa Ecole des Ponts et Chaussées de París en la Francia prerrevolucionaria, dirigir a partir de 1792 el Real Gabinete de Máquinas del Retiro en Madrid, aunque por poco tiempo pues entre 1793 y 1798 estuvo comisionado en Londres haciendo, entre otras actividades, espionaje industrial. A su regreso, y recién creado el Cuerpo de Ingenieros de Caminos en 1799 fue nombrado comisario del mismo. En el ejercicio de ese cargo promovió entre 1799 y 1800 la instalación entre Madrid y Cádiz de un telégrafo óptico que él había inventado. En 1802 convenció al ministro de Estado Pedro Cevallos para que se crease en Madrid la Escuela de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos que Betancourt dirigió. Esta institución absorbió el Gabinete de Máquinas, usado a partir de entonces por los alumnos como laboratorio y centro de experimentación para sus prácticas. En 1808 contrató sus servicios el zar de Rusia Alejandro I y se trasladó a San Petersburgo. A partir de entonces y hasta su fallecimiento en 1824 realizó importantes contribuciones al desarrollo de la ingeniería rusa y puso en marcha el primer Instituto Superior de Ingeniería Civil en Rusia, al que acudieron reclamados por él toros ingenieros españoles y desde el que promovió la creación de una comunidad internacional de ingenieros, como han destacado en diversos estudios Irina y Dimitri Gouzevitch.

En el portal de la Fundación Canaria Orotava de Historia de la Ciencia, que lleva en funcionamiento varios años, pero que aún no ha finalizado su labor, el  internauta puede acceder, por ejemplo, a 28 manuscritos, a 27 publicaciones relacionadas con sus investigaciones como su famoso Essai sur la composition des machines, escrito en colaboración con su colega mexicano José María de Lanz, y a 8 cartas. También se accede a información útil e interesante sobre una media docena de máquinas e inventos debidos a ese ingeniero canario: el telégrafo óptico, la máquina para hacer trencilla, la máquina para cortar la hierba de los canales navegables, la máquina para hacer clavos, la máquina de vapor de doble efecto y la esclusa de émbolo buzo.

Betancourt maquinas

 

 

Breve perfil biográfico de D. Ricardo Codorniú y Stárico (Apostol del Árbol)

naturaleza vecina

Este “Viejo Forestal”, como él mismo se autodenominaba, es considerado uno de los pioneros de la educación ambiental en España y del movimiento conservacionista, sobre todo en lo referente a la defensa del árbol y el bosque, tema que fue la verdadera pasión y obsesión de su vida. Todo ello ocurría hace ahora casi cien años.

Aunque de origen catalán, nació en Cartagena (Murcia) en 1846, desarrollando su principal labor como ingeniero de montes del Estado en Murcia, donde murió  en 1923 (77 años). Estudió en Madrid, donde fue también inspector general de Montes. En el mundillo de los forestales y naturalistas es conocido sobre todo por los trabajos de repoblación forestal llevados a cabo en la Sierra de Espuña, en el sudeste árido, utilizando criterios ecológicos y sostenibles, cuando nadie hablaba de estos conceptos. Según se cuenta, la plantación se realizó a lomos de mula y partiendo de viveros…

Ver la entrada original 601 palabras más

Una biografía sobre el catedrático de Instituto de Física y Química Tomás Escriche y Mieg (Burdeos 1844-Barcelona 1918)

En la eficaz lista de distribución de la Sociedad Española de Historia de la Educación aparecen periódicamente noticias bibliográficas. En esta entrada doy cuenta de la reseña efectuada recientemente por el profesor de la Universidad de Murcia José Damián López Martínez, historiador de la educación, experto en la didáctica de las ciencias, y autor de una interesante tesis doctoral sobre la enseñanza de la Física y Química en la educación secundaria en el primer tercio del siglo XX en España, accesible on line (ver aquí).

La reseña se refiere a un libro sobre uno de los protagonistas que participaron en la construcción de nuestro sistema educativo en las aulas de los institutos, asunto al que se dedica atención tanto en esta bitácora, como en en mi otro blog Jaeinnova, en el que se hace un seguimiento de las reformas educativas y las innovaciones pedagógicas que se produjeron en la enseñanza media y superior durante el siglo XIX y primer tercio del siglo XX, hilo conductor de los dos libros que he coordinado en los últimos años: Aulas con memoria (Doce Calles, 21012) y Aulas modernas (Dykinson-Universidad Carlos III, 2014), el cual se presentó recientemente en esta bitácora (ver aquí).

A continuación transcribo la reseña de José Damián López Martínez del siguiente libro obra de un antiguo profesor del instituto de Badajoz, sede de las VIII jornadas de los institutos históricos de España, en la que sus organizadores  expusieron parte del importante patrimonio científico-educativo que aún conservaban, relacionado fundamentalmente con las antiguas cátedras de Historia Natural y Agricultura, aunque en deficientes condiciones. :

Tomas Escriche Angel ZamoroZAMORO, Ángel, D. Tomás Escriche y Mieg (1844-1935). Profesor de segunda enseñanza 1869-1918. Badajoz: Diputación de Badajoz, 2015, 195 páginas. Depósito Legal: BA-000154-2015. Edición no venal.

Ángel Zamoro, profesor de instituto ya jubilado, publicaba en 2010 Patrimonio histórico remanente (científico-técnico-didáctico) del Instituto de Badajoz (1845-1962), y en 2012 Aproximación a las pérdidas instrumentales del Instituto de Badajoz (1845-1962), obras en las que estudia y difunde el patrimonio histórico-educativo de ese centro docente y contribuye a ampliar la ya extensa bibliografía que disponemos sobre los instrumentos, aparatos, modelos y ejemplares que integraron las colecciones de material científico de los institutos históricos españoles.

En esta ocasión se centra en recuperar, estudiar y difundir la memoria de uno de los docentes que integraron el colectivo de catedráticos de Física y química de instituto de finales del XIX y del primer tercio del siglo XX como era Tomás Escriche Mieg.
Da cuenta en los cuatro primeros capítulos de los diferentes períodos de su formación inicial como alumno del Instituto del Noviciado [actual Instituto del Cardenal Cisneros de Madrid, cuyo patrimonio fue objeto de estudio en el programa de I+D CEIMES] y de sus estudios universitarios en la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Madrid. Ya como docente, ejerció como profesor del Instituto incorporado a la Universidad de Oñate y en el Colegio de San Juan Bautista de Santoña y, una vez superadas las oposiciones a cátedra de instituto en 1876, se incorporó como profesor al Instituto de Guadalajara y posteriormente a los de Bilbao y Barcelona. Fue director honorario del Instituto Balmes de Barcelona. Se jubiló en 1918, cuando contaba setenta y cuatro años de edad y casi cincuenta de experiencia profesional.
Tomas Escriche Manual de gramatica 1884En el quinto capítulo el autor deja constancia de la dimensión lingüística de Tomás Escriche, dado que fue también profesor de Francés y publicó junto a otro catedrático -Fernández Iparraguirre- textos como Nociones de Gramática General aplicadas especialmente a la lengua castellana y Método racional de Lengua francesa, entre otras obras.
Tomas Escriche Fisica y QuimicaEl capítulo sexto lo dedica a la enseñanza de la física, destacando el apartado relativo a la invención y diseño por parte de Tomás Escriche de numerosos aparatos científicos para la enseñanza de dicha materia, por lo que fue premiado por ello en varias de las Exposiciones Universales realizadas durante los últimos años del siglo XIX. Escriche pensaba que la enseñanza de la física “carece para su exposición de un material apropiado y que esté a la altura que reclaman las circunstancias, por más que sean numerosos los aparatos que en muchos gabinetes nos encontramos”. Era partidario de una enseñanza más práctica y experimental y menos teórica, abogando por unos aparatos que no fueran caros y complicados, que posibilitaran la experimentación. Coincide en ello con la opinión de otros profesores innovadores del último cuarto del siglo XIX y primera mitad del XX como Edmundo Lozano o José Estalella que también se mostraban contrarios a la utilización de los sofisticados aparatos de los gabinetes de los institutos ya que, en la mayoría de las ocasiones, la física quedaba, en expresión de Ramón y Cajal, reducida a “la ciencia de los milagros”.
Tomas Escriche Fisica y Quimica interiorTambién dedica unas páginas a la obra escrita del profesor Escriche, fundamentalmente a los Elementos de Física y Nociones de Química (1891) y Programa razonado de Física y Química, publicado éste en la revista La Naturaleza en sucesivas entregas a partir de 1892. El autor recoge las críticas realizadas al libro de texto de Escriche por los catedráticos universitarios José Muñoz del Castillo, Eugenio Mascareñas y Arturo Pérez Martín, quienes comentan que era el “único texto de Física que reúne condiciones pedagógicas, escrito con claridad y original por el plan que traza a lo largo del libro”.
En los dos últimos capítulos el autor destaca de Escriche ser un conferenciante habitual, académico de la Real Academia de Ciencias Físicas, Exactas y Naturales y de la de Ciencias y Artes de Barcelona, participó en el movimiento abolicionista de las corridas de toros, perteneció a la Junta Provincial de Protección de la Infancia. Ante la propuesta de reforma de la segunda enseñanza de Pidal y Mon (1884), publicó diferentes artículos en la prensa donde mostraba cierto carácter innovador al proponer otra organización para la segunda enseñanza basada en dos períodos, uno general -elemental- y otro especial; la necesidad de enfatizar en el carácter educativo y formativo de este nivel de enseñanza, dar un carácter cíclico a la enseñanza de las diferentes materias, cambiar el vetusto menú de las asignaturas que conformaban el currículo, afrontar la problemática relacionada con los libros de texto, configurar otro tipo de carrera docente para el profesorado y otras pruebas de idoneidad para su ingreso, la evaluación del profesorado para su ascenso, etc.
El comentario del profesor Escriche a finales del XIX sobre que “el método y los procedimientos de enseñanza son en gran manera deficientes: es que ambas cosas se van transmitiendo, como por una especie de herencia, de generación en generación” , nos recuerda a las culturas escolares generadas en las instituciones educativas y nos incita a no olvidar que ,en general, el profesorado de este nivel educativo ha sido durante muchos años representante de unas tradiciones forjadas en el curso de su formación inicial y en su práctica en el aula, que han moldeado los modos de enseñar, y que se convirtieron -en acertada expresión de Raimundo Cuesta- en “celosos guardianes de la tradición, crearon un ethos profesional duradero y generaron un habitus en la acción pedagógica y científica fácilmente reconocible todavía hoy.

Esta reseña puede complementarse con la interesante noticia sobre Escriche publicada por Juan Pablo Calero Delso en el Diccionario biográfico de la Guadalajara contemporánea.(ver aquí).

Avances de la historia digital en Europa y América latina en la segunda quincena de mayo de 2015

Día a día surgen nuevas iniciativas en el campo de la historia digital. Continuando con el empeño en destacar quincenalmente -como ya hice en un post anterior (ver aquí)-, propuestas que me parecen de interés por diversos motivos, relacionados en gran medida con mi labor investigadora, destacaré en esta ocasión los siguientes proyectos, surgidos varios de ellos afortunadamente en el entorno digital ibero-americano.

Destacaré en primer lugar una magnífica iniciativa del Portal de Historia de la Fundación Mapfre que se suma a otras que ya ha puesto en marcha para potenciar la historia digital. En efecto quien visite ese portal puede: conocer la Colección América Latina en la Historia Contemporánea; hacer un seguimiento de un blog iniciado en diciembre de 2013; acceder a decenas de recursos archivísticos iberoamericanos; informarse de numerosos eventos a través de la sección noticias; y adentrarse en cuatro interesantes dossiers sobre: Clío digital, que contó con la participación, entre otros, del catedrático de la Universidad Carlos III Antonio Rodríguez de las Heras, uno de los pioneros de la historia digital en nuestro ámbito académico, quien realiza en ese dossier una reflexión interesante sobre La presentación del discurso histórico (ver aquí); Cine y revolución, coordinado por María Luisa Ortega;  Un poder llamado balón. Fútbol e historia en América latina y España, coordinado por Manuel Chust; y Las repercusiones de la Primera Guerra Mundial en la Península Ibérica y América Latina, coordinado por Javier Moreno Luzón.

La nueva iniciativa del Portal de Historia de la Fundación Mapfre a la que me refería líneas atrás es la creación en él del novedoso espacio Historia y fotografía en Iberoamérica. Visitándolo se podrá consultar toda la información de los proyectos expositivos y editoriales alentados por la Fundación desde el año 2010 y visualizar una selección de imágenes representativas para conocer la historia de los países iberoamericanos desde mediados del siglo XIX hasta la actualidad. Muy interesante al respecto es por ejemplo la galería de imágenes que nos muestra el portal sobre la relación entre arquitectura y modernidad a través de cines latinoamericanos construidos entre 1923 y 1967. A destacar también dentro de ese espacio dedicado a las fotografías históricas la sección fotografía de la semana.

Nariño Colombia

Autor anónimo. Escena de una excursión campestre en Nariño (Colombia), ca. 1928. Colección particular.

En la otra orilla del Atlántico, situándonos en el continente americano, hay que saludar algunas de las excelentes iniciativas que se están llevando a cabo en Brasil para potenciar la historia digital. En este caso presentaré la labor de dos instituciones modélicas en la preservación, estudio y exhibición en la Red del patrimonio cultural y científico brasileño.

La primera el es Museo imperial de Petrópolis que reúne cerca de trescientos mil items museológicos, archivísticos y bibliografícos sobre el Brasil del siglo XIX, principalmente del período de gobierno del segundo y último emperador Pedro II (1825-1891), un mecenas de las artes y de las ciencias, a quienes rindieron visita los integrantes de la expedición española Comisión Científica del Pacífico allá por 1862, como mostramos en sitio web que construimos hace años en el CSIC sobre esa aventura científica (ver aquí). Parte del acervo documental del Museo imperial de Petrópolis está digitalizado. Recientemente sus responsables están digitalizando el viaje que hizo el emperador D. Pedro II a Estados Unidos en 1876 para asistir, junto al presidente de Estados Unidos Ullysses Grant, a la inauguración de la exposición universal de Filadelfia, evento que ejerció una gran atracción entre las elites científico-latinoamericanas de aquella época como ya expuse hace años en un artículo (ver aquí).  Durante tres meses Pedro II, que llegó a Nueva York el 15 de abril de 1876, recorrió gran parte de los Estados Unidos como se puede ver en el siguiente mapa. A lo largo de su viaje escribió un diario que fue donado al Museu Imperial en 1948 por su bisnieto D. Pedro Gastao de Orléans e Bragança. Ahora el Museu Imperial nos permite seguir cada una de las etapas de ese viaje gracias a la digitalización del diario que va efectuando día a día.

Mapa que reconstruye el viaje de tres meses de Pedro II por los Estados Unidos en 1876

Mapa que reconstruye el viaje de tres meses de Pedro II por los Estados Unidos en 1876 efectuado por André Hansen

Otra institución brasileña que está efectuando una encomiable labor a favor de la historia digital es la Casa Oswaldo Cruz, que es la unidad técnico-científica de la Fundaçao Oswaldo Cruz de Río de Janeiro dedicada a la preservación de la memoria de la institución y a promover la investigación, la enseñanza, documentación y divulgación de la historia de la salud pública y de las ciencias biomédicas en el Brasil. A lo largo de su historia el antiguo Instituto Soroterápico Federal (actual Fiocruz) ha acumulado una larga e importante experiencia en el ámbito de las ciencias de la salud y dispone de un importante patrimonio cultural que empieza a ser digitalizado y dado a conocer en la Red.

Microscopio monocular Verick nº 7 utilizado por el joven Oswaldo Cruz durante su formación, entre 1893 y 1896. Foto Acervo COC

Microscopio monocular Verick nº 7 utilizado por el joven Oswaldo Cruz durante su formación, entre 1893 y 1896. Foto Acervo COC

Así desde el año 2013 se ha incrementado la política de hacer accesible a los internautas parte de su acervo arquitectónico, archivístico, bibliográfico y museológico. Por ejemplo si vamos a la pestaña Patrimonio cultural de su sitio web podemos acceder a parte de su patrimonio museológico que se inició en 1902 cuando el investigador Oswaldo Cruz  (1872-1917) asumió la dirección del Instituto Soroterápico Federal e inició la construcción de una serie de edificios para albergar los laboratorios de investigación y nuevas áreas de trabajo para producir sueros y vacunas.  Navegando por ese acervo se puede acceder a objetos personales y de trabajo de Oswaldo Cruz, a iconografía sobre el personaje, a objetos de los laboratorios y de los edificios del complejo biomédico, y a instrumentos de diversas especialidades médicas.

Si hacemos click en la pestaña de Información y Comunicación accederemos a una serie de interesantísimas bibliotecas virtuales dedicadas a los científicos Adolpho Lutz, Carlos Chagas, que contiene fuentes de información sobre su trayectoria, producción intelectual y la enfermedad de “Chagas” con bancos de imágenes e inventario de su fondo archivístico, y a la historia de la poliomelitis y la lucha emprendida para su erradicación en Brasil  y Perú. Todas estas bibliotecas virtuales forman parte de la magnífica Biblioteca Virtual en Salud para América Latina y el Caribe, ambiciosa iniciativa continental, que se coordina desde la Casa-Fundación Oswaldo Cruz de Río de Janeiro.

Dando nuevamente un salto a Europa hay que congratularse de una iniciativa del Parlamento Europeo en la que se ha reconocido la interesante labor a favor de la historia digital llevada a cabo por jóvenes universitarios. Se trata de la concesión del primer premio europeo Carlomagno de la juventud en la edición de este año a @RealTime WW1, un proyecto de estudiantes del Master de Historia Contemporánea de Europa de la Universidad de Luxemburgo, Desde principios de 2014 estos estudiantes están contando episodios de la  vida cotidiana durante la Primera Guerra Mundial a través de Twitter en la cuenta @RealTimeWW1  A día de hoy han elaborado 2.262 tuits con 1.356 fotografías y videos y tienen 9.516 seguidores.

Destacaré finalmente dos noticias colaterales al cuerpo de este post. La primera se refiere a que el tercer premio de la edición de este año de los premios europeos Carlomagno de la juventud se ha concedido al proyecto español Infoactualidad, periódico digital en el que han participado ciento cuarenta estudiantes de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. Lo ha compartido con el proyecto austríaco Social Soccer CUP y el chipriota Entrepreneurship, the Solution against Unemployment. El segundo premio lo obtuvo el proyecto francés Fronterra-European (border) line project. La segunda noticia alude a la felicitación que he recibido del internauta José Fernández, documentalista y fotógrafo, especialista en nuevas tecnologías, por la realización de esta bitácora y de mi otro blog Jaeinnova. Gracias a que la Red nos ha puesto en contacto he podido conocer su magnífico sitio web ww.jose-fernandez.com., donde hay numerosa información de interés para los humanistas digitales. Sobre ese sitio web volveré en otras ocasiones.

Nuevo volumen de la historia de la medicina en Colombia, coordinada por Emilio Quevedo

Gracias a la eficaz labor de Ceromaya, la lista de distribución de noticias sobre la historia de la ciencia en América latina que se impulsa desde la Universidad Nacional Autónoma de México, tengo información del lanzamiento del tercer volumen de la Historia de la Medicina en Colombia que coordina el doctor Emilio Quevedo, compañero de aventuras en la Sociedad Latinoamericana de Historia de las Ciencias y de las Técnicas hace años.
Me parece de interés dar cuenta de este evento en los términos en los que el propio Emilio Quevedo lo ha presentado a los ceromayistas, añadiendo alguna información adicional.

El 14 de abril de 2015, a las 5 pm, en el Aula Máxima de la Universidad del Rosario, de Bogotá, se llevará a cabo el lanzamiento del Tomo III de Historia de la Medicina en Colombia, subtitulado “Hacia una profesión liberal, 1865-1918”.

El primer tomo, lanzado en 2008, subtitulado “Practicas Médicas en Conflicto, 1492-1782” cubrió el periodo de la medicina colonial de carácter hipocrático-galénico y su conflicto con las prácticas médicas aborígenes y africanas en nuestro país durante el período de la monarquía de la Casa de los Austrias.

En su momento esta obra tuvo un importante eco en la opinión pública colombiana y en el mundo académico, como revela esta reseña de Juan Carlos Eslava. (ver aquí).

El segundo tomo subtitulado “De la medicina ilustrada a la medicina anatomoclínica, 1782-1865”, fue lanzado en 2009, y cubrió la historia de la medicina ilustrada durante el período de las reformas borbónicas, la Independencia y los primeros años de la República de Colombia hasta el momento en que se inicia la transición de dicha medicina ilustrada, traída por primera vez al país por el médico gaditano José Celestino Mutis, hacia la medicina anatomoclínica de impronta francesa surgida en París después de la Revolución Francesa. De las reseñas que se hicieron de este volumen ofrecemos aquí la de Claudia Margarita Cortés-García.

Portada de "La Lanceta", pionera de las publicaciones periódicas médicas en Colombia, dirigida por Antonio Vargas Reyes en 1852.

Portada de “La Lanceta”, pionera de las publicaciones periódicas médicas en Colombia, dirigida por Antonio Vargas Reyes en 1852.

Se entrega ahora este Tercer Tomo que desarrolla lo relacionado con los procesos de profesionalización e institucionalización de la medicina francesa en el país tanto en su versión anatomoclínica y hospitalaria como en su versión experimental, durante el período del Estado Liberal Radical como durante el periodo de la Regeración, la Guerra de los Mil Días y los años previos ala Primera Guerra Mundial. Quedan pendientes por entregar aún el Tomo IV, que va de 1918 hasta 1976, el cual ya se encuentra en proceso editorial, y el Tomo V, dedicado al estudio de la medicina colombiana actual, desde 1976 hasta hoy.

Esta es una historia que estudia los procesos de profesionalización y desprofesionalización de la medicina en Colombia, analizándolos desde el punto de vista de la construcción social de sus saberes (sobre el cuerpo, la salud, la enfermedad y los elementos útiles para la terapéutica y la prevención), y sus prácticas (diagnósticas, terapéuticas, preventivas y de rehabilitación), así como de la construcción y apropiación de instituciones para el ejercicio profesional (hospitales, dispensarios, consultorios, etc.), para la reproducción de la profesión (escuelas de medicina, seminarios, congresos, postgrados, etc.), para la circulación del saber y de la práctica (revistas, textos, manuales y otras publicaciones), para el control de la práctica y para la construcción de autonomía.

Pero, además, se estudian las relaciones de doble vía que la medicina establece con la sociedad civil y con el Estado para lograr su desarrollo y desempeño social.

Puede decirse pues, que esta es una historia social de la medicina en Colombia, que la aborda comprendiéndola como articulada a las diversas dimensiones sociales, culturales, económicas y políticas de la vida social colombiana.Se podría decir que esta no es estrictamente una Historia de la Medicina en Colombia, sino, más bien, una Historia de Colombia vista desde la Medicina.

A continuación se ofrece una pequeña entrevista realizada al coordinador del proyecto y de la obra, Emilio Quevedo V., por la periodista Ximena Bedoya, de la cadena televisiva CM& de Colombia:

Exposición virtual “Andalucía: la imagen cartográfica de la antigüedad a nuestros días”

Historia y Mapas

Este mes ha cumplido cinco años en línea una de las mejores exposiciones virtuales de mapas antiguos que conozco: Andalucía: la imagen cartográfica de la antigüedad a nuestros días. Como su nombre indica, la muestra recorre las maneras en las que el territorio de esta comunidad autónoma española ha sido plasmado en mapas a lo largo de los dos últimos milenios. Además de la riqueza y diversidad de las piezas mostradas, y de la rica historia que se adivina detrás detrás de ellas, la exposición virtual destaca porque pocas veces se combinan como en este caso una interfaz sencilla, textos de calidad e imágenes de muy alta resolución en las que se pueden pasar horas haciendo zoom para apreciar hasta los más recónditos detalles.

La exposición virtual es el reflejo digital de una exposición física organizada por el Centro de Estudios Andaluces de la Junta de Andalucía que se…

Ver la entrada original 362 palabras más

En las librerías mi segunda edición de Los tónicos de la voluntad de Cajal

En el año 2005 la editorial Gadir, premio a la mejor labor editorial cultural en el año 2009 concedido por el Ministerio de Cultura, publicó mi primera edición de Los tónicos de la voluntad. Reglas y consejos sobre investigación científica de Santiago Ramón y Cajal, considerada  por Antonio Calvo Roy “lo más parecido a una edición crítica de la obra con un estudio con varias miradas diferentes”. (ver aquí).

En efecto aquella edición de hace diez años estaba formada por el siguiente corpus de textos.

Por una parte la reproducción del libro tal y como lo presentó Cajal a sus lectores en su edición de 1923, sustancialmente distinta a su edición de 1899 financiada por su amigo el médico hispano-cubano doctor Lluria que tomó como base su discurso de ingreso en la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales pronunciado en la sesión del 5 de diciembre de 1897 con el título de Fundamentos racionales y condiciones técnicas de la investigación biológica. 

Publicidad del sanatorio establecido por el amigo de Cajal, el Dr. Lluria, en tierras gallegas

Publicidad del sanatorio establecido por el amigo de Cajal, el Dr. Lluria, en tierras gallegas

Esa edición de 1899 finalizaba con un Post Scriptum que Cajal suprimiría en ediciones posteriores, pero que es muy revelador del impacto que tuvo el desastre de 1898 en su mentalidad, y en sus actitudes regeneracionistas. En 2005 decidí incluir ese texto en la edición que hizo Gadir. De manera que el índice de la obra de Cajal, editada hace diez años, quedó de esta manera:

– Prólogo de Santiago Ramón y Cajal a la segunda edición del libro, de 1899, que él denominó originariamente Reglas y consejos sobre la investigación biológica. Este prólogo lo incorporó a las siguientes ediciones.

Capítulo 1.- Consideraciones sobre los métodos generales.- Infecundidad de las reglas abstractas.-Necesidad de ilustrar la inteligencia y de tonificar la voluntad.- División de este libro

Capítulo 2.- Preocupaciones enervadoras del principiante.- (Admiración excesiva. Agotamiento de la cuestión. Devoción a la ciencia práctica. Deficiencia intelectual).

Capítulo 3.- Cualidades de orden moral que debe poseer el investigador.

Capítulo 4.- Lo que debe saber el aficionado a la investigación biológica.

Capítulo 5.- Enfermedades de la voluntad.

Capítulo 6.- Condiciones sociales favorables a la obra científica.

Capítulo 7.- Marcha de la investigación científica

Capítulo 8.- Redacción del trabajo científico

Capítulo 9.- El investigador como maestro

Capítulo 10.- Deberes del Estado en relación con la producción científica.- (Nuestro atraso científico y sus causas pretendidas.- Explicaciones físicas, históricas y morales de la infecundidad científica española.- Los remedios).

Capítulo 11.- Órganos sociales encargados de nuestra reconstrucción.- (Pensionados en el extranjero.- Importación de profesores.- Creación de Colegios españoles en las principales ciudades universitarias de Europa).

Post Scriptum (de la edición de 1899 que Cajal suprimió en ediciones posteriores).

Ese corpus cajaliano fue completado en la edición de 2005 con un variado aparato crítico. Por una parte con una amplia introducción en la que explicaba por qué esa obra tuvo una extraordinaria circulación en España y en el mundo, pues fue y sigue siendo traducida a múltiples lenguas, desde el alemán al japonés, desde el inglés al serbio. También con un retrato literario que hiciera Juan Ramón Jiménez de la personalidad de Cajal, y con una galería iconográfica procedente del fondo Alfonso del Archivo General de la Administración. Y finalmente con un anexo documental precedido por una guía en la que explicaba por qué  los ocho textos y documentos que había seleccionado como editor podían ayudar a entender el contexto de producción y circulación del más importante “best seller” de Cajal, considerado uno de los más significativos libros de prosa didáctica en lengua castellana.

Cajal manipulando un microtomo

Cajal manipulando un microtomo

Esos ocho documentos que enriquecían la edición de 2005 eran los siguientes:

1. El “doctor Cajal” por José Rodríguez Mourelo

2. Curriculum vitae enviado por Cajal hacia 1899 al Dr. J. Pagel

3. “Cajal, fotógrafo” por Francisco Tello

4. “La obra literaria de Cajal” por Melchor Fernández Almagro

5. Traducción al español (por Paloma Calle) del prólogo de Cajal  a la primera edición en alemán de Regeln und Ratschläge Zur wissenschaftlichen  Forschung (Reglas y consejos sobre investigación científica)

6. Traducción al español (por Paloma Calle) de la presentación de Desiderio Miskolczy a la primera edición de Regeln und Ratschläge Zur wissenschaftlichen  Forschung (Reglas y consejos sobre investigación científica)

7. Una gran pérdida para España. Ha muerto D. Santiago Ramón y Cajal. Editorial del periódico El Sol.

8. Traducción al español (por Paloma Calle) de la necrológica de Desiderio Miskolczy, Don Santiago Ramón y Cajal 1852-1934.

La nueva edición de Gadir de Los tónicos de la voluntad de Cajal, nombre con el que se conoce la obra a partir de su edición en 1916, que acaba de llegar a las librerías, ofrece nuevas aportaciones.

portada libro Cajal

Dispone de una nota preliminar en la que se ofrece información adicional sobre la recepción de esta obra en Europa y América latina, y se expone sucintamente los avances habidos en el conocimiento de la obra cajaliana en la década transcurrida entre las dos ediciones.

Y en el anexo documental se ofrecen dos textos adicionales que nos permiten conocer sus opiniones ante el conflicto bélico que asolaba Europa hace un siglo, y  las relaciones entre la ciencia y la guerra, y reflexiones variadas sobre la educación como elemento que tendría que favorecer la autorreflexión de los individuos.

En efecto estos dos textos que enriquecen esta nueva edición de 2015 son:

– la entrevista que le hizo José Ortega y Gasset, publicada el 12 de febrero de 1915 en el número 3 del semanario España, el principal portavoz de las aspiraciones políticas de la generación del 14, como he señalado recientemente en un post de mi blog Jaeinnova. Cuaderno de investigación de las reformas educativas y científicas en la era de Cajal. (ver aquí). Quizás en esa entrevista quepa hallar las razones por las que semanas después desistió Cajal de firmar el manifiesto redactado por Ramón Pérez de Ayala en el que un grupo de intelectuales tomaba partido por la causa de los aliados y que le hiciese llegar a Cajal Gustavo Pittaluga (1876-1956), según sabemos por los diarios de Azaña, tal y como ha expuesto recientemente Santos Juliá en su texto “La nueva generación: de neutrales a antigermanófilos pasando por aliadófilos” (ver aquí).

– y los pensamientos de tendencia educativa, título que dio a su colaboración en el Archivo de la Palabra, el gran proyecto del fonetista del Centro de Estudios Históricos de la JAE Tomás Navarro Tomás, entre cuyos objetivos se encontraba el registro de testimonios autofónicos de destacadas personalidades de la cultura española de la época republicana. La participación de Cajal revela cómo mantuvo hasta el final de sus días una voluntad pedagógica que caracterizó su quehacer como investigador y profesor, según analicé hace unos años (ver aquí).

contraportada libro Cajal

La educación secundaria en la España del primer tercio del siglo XX a través del libro Aulas modernas

Ya está accesible en su versión digital el libro Aulas modernas. Nuevas perspectivas sobre las reformas de la enseñanza secundaria en la época de la JAE (1907-1939) (ver aquí). La obra, editada por el autor de esta bitácora, ha sido publicada por la editorial Dykinson y Universidad Carlos III de Madrid en el marco de su programa de Historia de las Universidades del Instituto Figuerola. En ella se ofrece un renovado enfoque sobre el desarrollo de la enseñanza secundaria en la sociedad española del primer tercio del siglo XX.

portada y contraportada Aulas modernas

Sus nueve contribuciones aportan nuevos conocimientos sobre dos aspectos significativos de las reformas e innovaciones que promovió la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas para mejorar la calidad de ese nivel educativo.

Los autores de esta obra colectiva ofrecen, por una parte, relevante información sobre la labor de un amplio grupo de profesores que introdujeron innovaciones en la práctica docente de asignaturas como las ciencias naturales, la geografía, la psicología, y la lengua y literatura. Por otro lado presentan diversos análisis de casos para dar a conocer el considerable esfuerzo efectuado por la Segunda República para elevar la calidad de la enseñanza secundaria e incrementar las tasas de escolarización abriendo sus aulas a las mujeres de manera decidida.

Aula ILE

Un aula de la Institución Libre de Enseñanza. enero de 1933. Fotografía de Vicente Sos. Cortesía de Alejandro Sos Paradinas. Ilustra el capítulo de Santos Casado en el libro Aulas modernas

Esta obra poliédrica, donde han confluido historiadores de la ciencia y de la educación, pretende por tanto ayudar a conocer mejor el sistema educativo público español y la historia de su educación secundaria que durante largo tiempo ha sido el “pariente pobre” de la investigación histórico-educativa.

Su índice es el siguiente:

I. Introducción. Reflexiones sobre la modernidad en las aulas de bachillerato en el primer tercio del siglo XX: Leoncio López-Ocón
1. El primer tercio del siglo XX: la fase dorada de una etapa educativa
2. Un nuevo tipo de catedrático y catedrática de instituto
3. Nuevos métodos docentes
4. Consideraciones finales
5. Bibliografía

II. Los premios Ribera: el mecenazgo privado en los tiempos de
la institucionalización de la actividad científica en España: Santiago Aragón Albillos
1. Emilio Ribera, profesor de secundaria
2. El Museo de Ciencias Naturales de Madrid y los profesores de enseñanza secundaria
3. Emilio Ribera en el Museo de Ciencias Naturales de Madrid
4. El premio Ribera
5. Los premiados
6. A favor de los alumnos pobres y sobresalientes
7. Bibliografía y apéndice

caricatura-de-emilio-ribera_1894

Caricatura de Emilio Ribera hacia 1894, proporcionada por José María Azkárraga. Publicada originariamente en el libro de Carles Sirera Miralles “Un título para las clases medias”

 

III. La renovación de la enseñanza de la geografía en las
aulas de bachillerato en los primeros años del siglo XX: Leoncio López-Ocón
1. Consideraciones preliminares
2. El contexto de los inicios de una labor renovadora
en la enseñanza de la geografía
3. La defensa de una disciplina en construcción
4. ¿Cómo enseñar una geografía renovada?
5. La mejora de dotación de material científico
6. La visualización del mundo y del país en las aulas de bachillerato y de otros centros educativos
7. Conclusiones
8. Anexos y bibliografía

Moreno Lopez 6 Japón

Geografía descriptiva. El Japón. Atlas escolar de Eduardo Moreno López, Barcelona, 1912

 

IV. Modernidad y fatiga en las escuelas españolas. Los instrumentos de la psicotecnia y la cultura de la eficacia en la época de la JAE (1907-1936): Víctor Guijarro Mora
1. La psicología aplicada: entre la fábrica, el laboratorio y la escuela
2. Máquinas y metáforas
3. Geografía de la fatiga en España o la inserción social
del ergógrafo
4. Conclusión
5. Bibliografía

Lámina I. Víctor Guijarro. Modernidad y fatiga

Ergógrafo de Mosso

 

V. La influencia del Centro de Estudios Históricos en la modernización de los estudios literarios y lingüísticos: Mario Pedrazuela Fuentes
Introducción
1. La enseñanza de la lengua y la literatura en el siglo XIX
1.1. Las aportaciones de Giner de los Ríos y la ILE en la enseñanza literaria
2. El Centro de Estudios Históricos y la reforma de la enseñanza de la lengua y la literatura
3. El Instituto-Escuela, banco de pruebas de una nueva enseñanza Literaria
3.1. Una colección de lectura: la Biblioteca Literaria del Estudiante
Conclusión
Bibliografía

Don Juan Manuel

VI. Las primeras mujeres catedráticas de institutos de enseñanza secundaria en España durante la dictadura de Primo de Rivera y su relación con la JAE:
Natividad Araque Hontangas
1. Introducción
2. La incorporación de las primeras profesoras y catedráticas a los Institutos de enseñanza secundaria (1911-1928)
3. Catedráticas en los institutos femeninos creados al final de la dictadura de Primo de Rivera en Madrid y Barcelona
4. Una visión panorámica de las primeras catedráticas de los institutos de enseñanza secundaria
5. Noticias biográficas de un grupo de catedráticas pioneras
6. Conclusiones
7. Bibliografía

Carmen Vielva Otorel, una de las primeras catedráticas de Instituto. Fotografía procedente del archivo histórico del IES Jorge Manrique de Palencia

Carmen Vielva Otorel, una de las primeras catedráticas de Instituto. Fotografía procedente del archivo histórico del IES Jorge Manrique de Palencia

VII. La incorporación de las mujeres a la educación secundaria durante la Segunda República: un estudio de caso sobre el Instituto Quevedo de Madrid: Rebeca Herrero Sáenz
1. Introducción
2. La incorporación de las mujeres a la educación secundaria durante
la primera mitad del siglo XX: el papel de la Segunda República
2.1 Evolución de la red de centros públicos de enseñanza secundaria en España (1909-1950)
2.2 Evolución del número de estudiantes matriculados en enseñanza secundaria en España (1909-1950)
2.3 Evolución del porcentaje de alumnas de enseñanza secundaria en España (1909-1950)
2.4 Panorámica general de la evolución de la enseñanza secundaria en España en la primera mitad del siglo XX.
3. El Instituto Quevedo de Madrid: un estudio de caso
3.1 Creación e historia del Instituto Nacional de Segunda Enseñanza Quevedo
3.2.Las mujeres en el Instituto Quevedo: las profesoras
3.3. La presencia femenina en el alumnado del Instituto Quevedo
4. Reflexiones finales
5. Bibliografía

Fachada del palacio de Altamira de Madrid en el nº 8 de la c/ de la Flor Alta en el distrito centro de Madrid. Sede del instituto republicano Quevedo.

Fachada del palacio de Altamira de Madrid en el nº 8 de la c/ de la Flor Alta en el distrito centro de Madrid. Sede del instituto republicano Quevedo.

 

VIII.  Los institutos republicanos madrileños (1931-1939) y su plantilla de
Catedráticos: Vicente José Fernández Burgueño
1. Introducción
2. El Instituto Cervantes
3. Las primeras medidas del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes a favor de la segunda enseñanza
4. La suspensión de la Compañía de Jesús
5. Los institutos de segunda enseñanza creados en 1932
6. La ley de confesiones y congregaciones religiosas
7. Nuevos institutos en Madrid en 1933
8. Un intento fallido. El Instituto Elcano
9. Los catedráticos de los institutos madrileños
10. La guerra civil: el principio del fin
11. Clausura de los institutos republicanos madrileños
12. Depuración y diáspora del profesorado
13. Conclusiones
14. Bibliografía

Interior del IES Cervantes de Madrid en el que impartió clases en el curso 1935 1936 como catedrático de Francés Antonio Machado

Interior del IES Cervantes de Madrid en el que impartió clases en el curso 1935 1936 como catedrático de Francés Antonio Machado

IX. Guillermo Díaz-Plaja: la enseñanza de la lengua y la literatura en Cataluña en el contexto de la JAE: Juana María González García
1. Introducción
2. Algunos datos biográficos
3. El Institut-Escola de la Generalitat y el Institut-Escola Pi i Margall
4. Las colaboraciones de Díaz-Plaja en el Butlletí de l’Institut Escola de la Generalitat
5. Las publicaciones escolares de Guillermo Díaz-Plaja
6. Conclusiones
7. Bibliografía

portada-boletin-alumnos-ie-pi-y-margall

X. El geólogo Vicente Sos. Historia de vida de un profesor e investigador de la Junta para Ampliación de Estudios: Santos Casado
1. Vicente Sos y la escuela del Museo de Ciencias Naturales
2. La formación de un geólogo
3. En el Museo Nacional de Ciencias Naturales
4. Pensionado por la Junta
5. La Institución y su entorno
6. De la investigación científica a la enseñanza secundaria y viceversa
7. Ciencia en guerra
8. Exilio interior
9. Retorno y reparación
10. Obra e ideal
11. Bibliografía

Sos lámina 6

Vicente Sos durante una de las entrevistas, el 19 de diciembre de 1991. Fotografía de Santos Casado

 

NOTICIAS BIOGRÁFICAS DE LOS AUTORES

ILUSTRACIONES

Arte y ciencia en el barroco español según José Ramón Marcaida

Tras una provechosa estancia como becario y contratado predoctoral en el Instituto de Historia del CSIC -coincidente grosso modo con el tiempo en el que fui su director-  José Ramón Marcaida presentó en la Universidad Autónoma de Madrid en 2011 su tesis doctoral “Juan Eusebio Nieremberg y la ciencia del Barroco. Conocimiento y representación de la naturaleza en la España del siglo XVII”, dirigida por Juan Pimentel.

Arte y ciencia en el barroco.

Derivado de ese trabajo de investigación es este libro Arte y ciencia en el barroco español. Historia natural, coleccionismo y cultura visual, cuyo indice se puede consultar aquí. Coeditado con mimo por la Fundación Focus-Abengoa y Marcial Pons marca un antes y un después en nuestra comprensión no sólo del arte barroco, que definiera Erwin Panofsky como un “alboroto magnífico”, sino también de la cultura científica desplegada en el Madrid de los Austrias menores en torno al Colegio Imperial, donde enseñó  y desarrolló su poliédrica obra el jesuita madrileño Juan Eusebio Nieremberg (1595-1658). Este primer catedrático de historia natural de esa institución educativa, – lejano antecedente del actual instituto de enseñanza secundaria San Isidro, de cuya importancia en la historia de la educación madrileña se ha dado cuenta en esta bitácora (aquí)- , no sólo fue émulo de los saberes enciclopedistas de la gran figura del barroco católico europeo Athanasius Kircher, sino un original pensador del barroco hispano  y autor de varias obras dedicadas al conocimiento de la naturaleza. La más importante de todas ellas fue Historia naturae, del año 1635, ilustrada con grabados de fauna y floras exóticas, en su mayoría americanas, accesibles aquí en su mayor parte.
Nieremberg Historia Naturae
Nieremberg armadillos
Ilustraciones de armadillos americanos en el Libro IX de la Historia Naturae de Nieremberg
Impulsado por el giro visual de los últimos años en los estudios culturales, el autor explora en este libro la relación de arte y ciencia en el Seiscientos, eligiendo como objeto de estudio una de las principales manifestaciones culturales del Barroco, como fue la pintura. Analiza en particular aquellos géneros en los que la representación de motivos naturales constituye un aspecto destacado: bodegones, cuadros de flores, vanitas, pintura de animales, cuadros de gabinete. Su exploración, destinada a dar respuesta a cuestiones cómo ¿en qué consiste conocer a través de imágenes? o ¿hasta qué punto queda reflejado el conocimiento natural en la pintura del Barroco?, resulta exitosa y fructífera. Así lo ha reconocido un jurado que otorgó a este texto el premio internacional Alfonso E. Pérez Sánchez Arte del Barroco de la Fundación Focus-Abengoa, en su cuarta edición, dotado con 24.000 €, al considerarlo “una aportación innovadora sobre los conocimientos científicos aplicados a la historia del arte barroco desde una perspectiva interdisciplinar” y al evaluar “positivamente la metodología utilizada al estudiar la ciencia de la Edad Moderna como medio de interpretación de la cultura del Barroco”.
En efecto, tras esta importante obra subyace una investigación original, ambiciosa y auténticamente transdisciplinar. El autor ha combinado con singular acierto metodologías de diferentes disciplinas, particularmente de la historia del arte y la historia de la ciencia, y ha acudido a múltiples y heterogéneas fuentes. Como subraya Juan Pimentel en el atinado prólogo del libro José Ramón Marcaida ha buscado trazas del conocimiento de la naturaleza en “la literatura mística, en prácticas culturales como el coleccionismo, en la organización de un imperio, en naturalezas muertas, historias morales o emblemas”.
La originalidad de perspectiva, la amplitud de miras  y la ambición intelectual  de José Ramón Marcaida también se manifiesta en la estructura del libro, disposición que permite considerar a esta obra como uno de los más representativos ejemplos de la nueva historia cultural de la ciencia en nuestro panorama historiográfico. Para mostrar y esclarecer el problema central que le ha preocupado -el de las relaciones entre conocimiento y cultura visual plasmadas en la pintura del siglo XVII- el autor ha organizado la arquitectura del libro en tres niveles o áreas temáticas concretas correspondientes a tres géneros pictóricos del Barroco, según explica en su introducción que sigo a continuación, dándole a él la palabra.
Un primer bloque, enmarcado con el título de ACUMULACIÓN,  está dedicado al tema del coleccionismo y la cultura material. En él se toman como referente visual los denominados “cuadros de gabinete”, obras de tema alegórico en las que predominan la representación de objetos y, sobre todo, de cuadros -y objetos dentro de esos cuadros-, expuestos en galerías artísticas imaginarias que celebran el cultivo de las artes y el buen gusto.  En ellos, según Marcaida, es donde mejor quedó expresada visualmente la singular y compleja relación del hombre barroco con la realidad material y sus representaciones.
Las Ciencias y las Artes de Adriaen van Stalbemt. h. 1650. Oleo sobre tabla en el Museo del Prado de Madrid
Las Ciencias y las Artes de Adriaen van Stalbemt. h. 1650. Oleo sobre tabla en el Museo del Prado de Madrid
Se pretende en esas páginas conectar el gusto barroco por el exceso, la ostentación y el horror vacui con el culto a la curiosidad y a la maravilla como motores de la posesión y de la búsqueda de conocimiento, tomando en consideración además, una concepción de la realidad natural como bien de consumo, con unos valores económicos y simbólicos cambiantes y negociables. Pero en ellas no sólo se aborda el género de las pinturas de gabinete sino también otros elementos que condensan “acumulación”, como tablas astronómicas, recetarios o volúmenes de historia natural, al considerar que “la ciencia moderna podría caracterizarse como el resultado de un ambicioso proyecto de acumulación a todos los niveles: especímenes y fenómenos, experiencias y testimonios, casos exitosos y resultados fallidos”.
Protagonista de esta parte es la obra naturalista de Nieremberg, a la que el autor se aproxima en clave de coleccionismo, de apropiación barroca de la realidad, situándola en el mismo contexto que otros proyectos culturales y acumulativos de distintos personajes de su tiempo, como el erudito italiano Cassiano del Pozzo (1588-1657) o el coleccionista y musicólogo madrileño Juan de Espina.
Una segunda parte, titulada REPRESENTACIÓN, se concentra en la pintura de bodegones en un sentido amplio -fruteros, floreros, cuadros de cocina, escenas de mercado- para elucidar el problema central de cómo capturar y conocer la realidad natural a través de imágenes.
La imagen fue una de una de las formas más eficaces de apropiación de la realidad natural practicadas durante la Edad Moderna. Partiendo de esta constatación el autor analiza y relaciona en esta sección del libro la producción pictórica del Barroco y la cultura visual asociada al conocimiento naturalista para establecer vínculos entre esas dos aproximaciones escópicas al mundo, y mostrar su pertenencia a un mismo nicho cultural.
Para alcanzar esos objetivos concentra su atención en la pintura de naturalezas muertas con el fin de comparar los mecanismos de representación que operan en estas obras con los que subyacen a la producción de imágenes destinadas a generar y difundir conocimiento natural: bocetos, pinturas o acuarelas, o, en una fase posterior, los grabados realizados a partir de esas ilustraciones, publicados en los tratados de historia natural.
Como estudio de caso que ilustra estas cuestiones elige el corpus de grabados de la obra de Nieremberg Historia naturae, libro que guarda relación con uno de los conjuntos de ilustraciones naturalistas más importantes de la ciencia moderna hispana: el reunido por el médico de cámara de Felipe II, el toledano Francisco Hernández (1517-1578) durante su expedición al virreinato de la Nueva España, actual México. En su viaje científico acumuló miles de imágenes, en su mayor parte de tema botánico, que fueron a depositarse en la biblioteca del Escorial. Desde allí y a través de numerosas vicisitudes tuvieron una extraordinaria circulación por Europa y las Américas como mostraron en el año 2000 Simon Varey, Rafael Chabrán y Dora B. Weiner, obra en la que tuve el honor de colaborar.(ver aquí).
El tercer nivel del libro -titulado PRESERVACIÓN- está destinado a afrontar el género pictórico de las vanitas para reflexionar sobre el tema de la caducidad en materia de conocimiento y representación del mundo. El autor relaciona en esta parte varios aspectos de la cultura artística y científica del Seiscientos que raramente son tratados de manera conjunta en la literatura.
Alegoría de la vanidad de Juan de  Valdés Leal. 1660.
Alegoría de la vanidad de Juan de Valdés Leal. 1660.
Por un lado expone el poder de las imágenes naturalistas para fijar y preservar la realidad natural capturada en ellas a través de la representación. El artificio de la pintura logra detener el paso del tiempo y con él los procesos de corrupción y deterioro que amenazan con destruir esa naturaleza viva que se desea conservar.
Por otra parte plantea cómo el fenómeno de la preservación está estrechamente vinculado a la construcción del conocimiento. En efecto, como argumenta José Ramón Marcaida, de cómo se conserven los objetos naturales dependerá la capacidad del estudioso para obtener información a partir de ellos. Así, por ejemplo, el estudio de los cuerpos en anatomía o la elaboración de remedios en medicina estarán sujetos al desarrollo de técnicas de preservación: desde los procesos de preparación de los cadáveres a la obtención de recipientes herméticos para conservar los simples.
El hilo conductor en esas páginas del libro a propósito del afán de preservación del hombre barroco es la historia del ave del paraíso, maravilla del mundo natural y como tal uno de los objetos más codiciados por los coleccionistas de la Edad Moderna.
[Información adicional sobre el ave del paraíso se puede encontrar en el siguiente video y en un diálogo que sostuvo José Ramón Marcaida con el Museo del Prado
http://www.youtube.com/watch?v=e4NNKPdERBQ
El Museo del Prado dialoga con José Ramón Marcaida sobre el ave del paraíso a propósito de la exposición Historias naturales. Un proyecto de Miguel Angel Blanco ]
También está asociada a una rica tradición simbólica, como revela su presencia en un cuadro de la colección del Museo del Prado: la Adoración de los magos de Peter Paul Rubens, formando el penacho que adorna el turbante del rey negro.
Pero, tal y como sostiene José Ramón Marcaida, la misma pintura que desafía la corrupción de lo natural y detiene el paso del tiempo consituye, a su vez, un recordatorio y un motivo de reflexión sobre el carácter transitorio y perecedero de la existencia. Así lo manifiesta el género pictórico de la vanitas, cuya lectura en el plano simbólico pone en entredicho la preservación lograda en el plano representacional, recordándonos que todo es efímero y caduco. Una vez más aparece en el libro la figura de Nieremberg con sus reflexiones sobre “la diferencia entre lo temporal y lo eterno” para hacer de nexo entre el ámbito del conocimiento natural, más cercano a lo material, a lo sensible, a lo tangible, y el ámbito de lo transcendente, de lo ilusorio, de lo inconsistente, al que parecen apuntar las pinturas de vanitas del Barroco. como las de Juan de Valdés Leal.
Juan de Valdés Leal. Finis Gloriae Mundi

Juan de Valdés Leal. Finis Gloriae Mundi

 

[En el siguiente video se explica el significado de dos de los cuadros de Juan de Valdés Leal In Ictu Oculi y Finis Gloria Mundi  http://www.youtube.com/watch?v=zeKtH8GYPXc  ]
La elaboración de este importante libro sobre las intersecciones entre la ciencia moderna y la cultura del Barroco se ha beneficiado de varios estímulos positivos. Entre ellos cabe señalar, como el mismo autor reconoce, la inteligente y adecuada orientación de su director de tesis Juan Pimentel y la hospitalidad y las magníficas condiciones de trabajo ofrecidas por el Departamento de Historia y Filosofía de la Ciencia de la Universidad de Cambridge, donde José Ramón Marcaida disfrutó de la guía  y entusiasmo de Simon Schaffer, uno de los más importantes historiadores de la ciencia existentes actualmente, gracias a una estancia de investigación postdoctoral de dos años financiada por el Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco. También conviene destacar que la génesis de esta obra se vio favorecida por el ambiente creativo que encontró su autor en el Instituto de Historia cuando esta institución se trasladó a finales de 2007 de su vieja sede de duque de Medinaceli a su nuevo emplazamiento en el Centro de Ciencias Humanas y Sociales de la calle Albasanz. En este lugar a lo largo de cinco años, entre finales de 2007 y 2012, se desarrolló una interesante experiencia de interacción entre humanistas y científicos sociales y de diálogo intenso entre historiadores de varias especialidades y de ellos a su vez con filólogos y filósofos.
Hace un siglo, al que me estoy aproximando en mi otro blog de Jaeinnova, José Ortega y Gasset, muy atraido en su quehacer filosófico por la cultura del barroco, era otro lector de Nieremberg. En uno de los textos que escribiera en el semanario España evocando un viaje a Asturias y al hilo de su reflexión de cómo la vida es un viaje y de la manía de huir que las cosas tienen, manifiesta lo siguiente: “A la manera que no se podría gozar -dice el Padre Nieremberg- de la vista de un bizarro jinete lleno de joyas y de galas, si fuese siempre corriendo a rienda suelta, así tampoco de las cosas de esta vida se puede gozar bien, porque no paran en un punto, corriendo a rienda suelta”. “Con ser tan limitados- añade- los bienes de la vida, los da tan tímidamente, que la misma vida da por partecitas, y mezcla en ella tantas partes de muerte como da en trozos de vida”. Todo esto  y mucho más dice el Padre Nieremberg en su Diferencia entre lo temporal y lo eterno, un libro encantador que podía haber sido escrito por la zorra de la fábula de las uvas.
Por aquella época el jesuita madrileño tenía otros atentos lectores. En efecto, simultáneamente a esas reflexiones de Ortega, la prestigiosa colección de Clásicos castellanos  de ediciones La Lectura publicaba en 1915 el epistolario de Nieremberg, editado y anotado por el vallisoletano Narciso Alonso Cortés (1875-1972), cuya lectura no sé hasta qué punto podría haber añadido información de interés a José Ramón Marcaida.
De lo que sí estoy seguro es de que la lectura de Arte y ciencia en el barroco español permitirá a Nieremberg ganar lectores en las nuevas generaciones, y que sus páginas merecen críticas afectuosas y profundas siguiendo las pautas sugeridas por el mismo Ortega hace cien años en su primer libro Meditaciones del Quijote, publicado gracias al cuidado de Juan Ramón Jiménez en 1914 por la Residencia de Estudiantes. Esto es lo que decía un treintañero Ortega en esa obra sobre el ejercicio de la crítica  al hilo de sus lecturas sobre Azorín y Baroja: Veo en la crítica un fervoroso esfuerzo para potenciar la obra elegida…La crítica no es biografía ni se justifica como labor independiente, si no se propone completar la obra. Esto quiere decir, por lo pronto, que el crítico ha de introducir en su trabajo todos aquellos utensilios sentimentales e ideológicos merced a los cuales puede el lector medio recibir la impresión más intensa y clara de la obra que sea posible. Procede orientar la crítica en un sentido afirmativo y dirigirla, más que a corregir al autor, a dotar al lector de un órgano visual más perfecto. La obra se completa completando su lectura.
Ojalá este libro de José Ramón Marcaida encuentre los lectores y críticos que merece por su profundidad y claridad. De hecho observadores atentos de nuestro panorama cultural, como el filósofo Félix de Azúa, ya han saludado (aquí) su notable erudición y han encontrado resonancias de cuestiones que se abordan en él -como la desmaterialización de los objetos en las pinturas barrocas- con nuestro tiempo presente, en el que todos llevamos consigo en nuestros gadgets “una colección desmaterializada, no de objetos, sino de personas”.
En fin creo que no estoy equivocado si se considera  a Arte y ciencia en el Barroco español como uno de los mejores libros sobre historia de la ciencia e historia del arte escritos en lengua castellana durante 2014.
A %d blogueros les gusta esto: