La irrupción del boxeo en la sociedad española de hace un siglo

La guerra ilustrada Ring de boxeo

 

Madrid Sport 3 enero 1918 boxeo

Anuncios sobre el boxeo en la revista Madrid Sport de 3 de enero de 1918

Atento observador de todos los aspectos de su realidad social Manuel Machado enfocó las reflexiones de su dietario, correspondientes al jueves 7 de febrero de 1918 que publicaba en las páginas del diario El Liberal, hacia la irrupción en la sociedad española del boxeo, un nuevo deporte que procedía de Inglaterra, como el fútbol, y tantos otros.

Como literato se fijó en los nuevos neologismos que se introducían en el habla de sus conciudadanos a medida que crecían sus aficionados; como sociólogo intentó buscar los porqués de la irrupción de un nuevo deporte que estaba de moda y cuya práctica se remontaba a los juegos olímpicos; como persona cultivada instó a hacer actividades más inteligentes.

Que el boxeo estaba de moda lo revela no sólo las reflexiones de Manuel Machado que transcribo sino las imágenes anteriores: una de ellas muestra cómo los prisioneros ingleses organizaban combates de boxeo en los lugares donde estaban privados de libertad; la otra corresponde al interés por el boxeo en una de las principales revistas deportivas que se publicaban en Madrid hace un siglo.

 

Jueves 7 febrero 1918

A puñetazo limpio nos van a meter en el idioma otra partida de voces inglesas, que, tal vez, no tendrán luego el tiempo de aclimatarse. El ring y el round están ya en todas las bocas. El ring es el palenque de los boxeadores y el round, el noble asalto a trompazo y tente tieso.

Nada tengo que decir contra el boxeo, que al fin y al cabo es la primitiva forma, y la más “humana”, de las peleas humanas. Es más: su difusión en Inglaterra ha contribuido -con otras cosas. a desterrar la costumbre del duelo. Porque en Inglaterra -como en todas partes- cuando las razones se acaban se acude a los puños. Pero a los puños nada más. La honorabilidad queda a salvo con un par de buenas puñadas; y, puestas las cosas en el terreno de la fuerza, vence de veras el más fuerte. Y no es lo mismo venir a las manos que acometerse a mano armada, que diría Pero Grullo. De modo que moralmente….

Y en cuanto al arte, sabido es que el pugilato figuraba ya entre los juegos olímpicos, con la carrera, el lanzamiento del disco, etc. Pero entre púgiles y discóbolos, no faltaban los que se entretenían en hacer ejercicios más inteligentes y espirituales.

Y casi podríamos nosotros empezar por ahí.

 

Ricardo Marin 7 febrero 1918

Dibujo de Ricardo Marín

 

Anuncios

Acerca de Leoncio López-Ocón
Historiador. Investigador del Instituto de Historia del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC. Madrid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: